Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
7 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Meeting Rimini

El presidente Sergio Matarella celebra en el Meeting los 70 años de la República italiana

| 0 comentarios valoración: 3  20 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  20 votos

Emilia Guarnieri, presidenta de la Fundación Meeting dio inicio al encuentro inagural de la XXXVII edición del Meeting por la amistad entre los pueblos con la lectura del mensaje del Papa Francisco. «Quiero dirigir un sentido agradecimiento al Santo Padre, que también este año ha querido indicarnos el camino a seguir. Nada como el lema del Meeting de este año resume la experiencia hecha con el tiempo, la certeza de que el otro es un bien para mí, para nosotros. El valor de cada persona consiste en el hecho de que existe».

Giorgio Vittadini, presidente de la Fundación por la Subsidiariedad aludió a la celebración más importante de los setenta años de la República. ¿Qué nos enseña la historia? «Hoy estamos acostumbrados a una vida pública hecha de continuos desencuentros y deslegitimaciones. Pero no siempre ha sido así. En el origen de nuestra República había un camino alternativo, marcado por personas que no renunciaron a crear, sostener y dirigir, aun perteneciendo a culturas políticas distintas. La fuerza de aquellas clases dirigentes consistió en implicar al pueblo, permitiendo el compromiso de gente diferente en favor del bien común». Si no recuperamos «la evidencia elemental de que el otro es un bien, será difícil salir de esta situación. Volver a encontrarnos, superando las dificultades ideológicas: este es el camino que queremos hacer y la contribución que queremos ofrecer a toda la sociedad italiana».

El primer mensaje del presidente de la República se dirigió a los organizadores y voluntarios del Meeting: «Sois un recurso muy valioso para nuestra sociedad. Al daros las gracias quiero invitar a todos los jóvenes a moverse por una pasión, por un ideal. La República es joven y ha atravesado y superado muchas pruebas duras. Para seguir adelante necesitamos que los jóvenes sean protagonistas de su propia historia. Este factor vale más que cualquier indicador bursátil».

Citando a don Giussani, el presidente vislumbró el punto crucial de la recuperación en la conciencia de que «el yo no es autosuficiente. Para realizarse necesita un “tú” que ponga de manifiesto la exigencia de convertirse en un “nosotros”. Sin un camino que lleva al nosotros, el yo se debilita. Por eso es tan importante reconocer el valor del diálogo. El egoísmo no genera un rescate civil». . «En cambio, la Constitución nos obliga a trabajar para hacer más fuerte al pueblo italiano en su relación con una Europa que no siempre nos satisface, pero que no puede realizarse de otro modo. También en Europa el camino a recorrer es el de la humanidad, la seguridad y la acogida para combatir a los que quieren y provocan las guerras. Sin Europa, ningún país podrá afrontar por sí solo el problema de la inmigración. Debemos impedir que el miedo coarte nuestro futuro».

Después se sucedieron tres preguntas del público. Carlo, estudiante de Letras, preguntó al presidente cuál es la verdadera contribución identitaria que puede ofrecer Italia. «Nuestro país -respondió- tiene una gran riqueza que es fruto de su historia. En setenta años de vida se han producido fenómenos que han generado unidad, sobre todo la educación, pero también la televisión. Es cierto que esto ha llevado a una homogeneidad creciente que no debería eliminar las diferencias. Los desequilibrios hay que corregirlos, no cancelarlos. Pero también hace falta la unidad de Europa y del género humano. Italia tiene mucho que decir al mundo, tenemos un patrimonio importantísimo».

Davide preguntó por los valores que reflejan hoy los grandes ideales que dieron vida a la República. «¿Qué puede unir hoy a un pueblo?». «En momentos históricos de cambio de época a veces se idealiza el presente. Los valores que permanecen son siempre los de la paz, la libertad y el crecimiento social. Perseguirlos sigue siendo un compromiso nada desdeñable».

La última en preguntar fue una estudiante de Ciencias Políticas: «Los jóvenes a veces nos enquistamos en los problemas cotidianos como encontrar un empleo o una casa. ¿Qué nos pueden enseñar los setenta años de historia de la República?». Respuesta: «Los jóvenes se enfrentan a grandes dificultades que nos interpelan y exigen respuesta a todos nosotros. ¿Cómo recuperar la inventiva? Hay que conjugar visión y realismo, coraje e iniciativa. Crear condiciones favorables al desarrollo de las capacidades de las que disponen los jóvenes es tarea de las instituciones. Conjugar el trabajo de las instituciones y el coraje de los jóvenes tal vez sea el mayor problema que tenemos en nuestro país».

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP