Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
7 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Meeting Rímini

'Sobre la tregua en Alepo no cedo'

Maurizio Vitali | 0 comentarios valoración: 2  21 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  21 votos

Sobre la tregua para Alepo, Staffan De Mistura no tiene ninguna intención de abandonar. El enviado especial de la ONU en Siria, ocupado en una fase delicadísima de la diplomacia internacional, lo dijo con claridad en el escenario del Meeting de Rímini. "He suspendido la reunión de la fuerza humanitaria -explicó- sobre todo para subrayar con fuerza la necesidad de una tregua de al menos 48 horas. Ni siquiera un convoy humanitario ha podido alcanzar la parte asediada de Alepo". Y para marcar su determinación, confió en que, por lo generl, en los momentos más críticos se repite el viejo refrán: "Has probado? Prueba otra vez. ¿Has fracasado? Prueba de nuevo, fracasarás mejor. Y prueba otra vez, y otra, y otra. No te rindas". Mensaje claro. ¿De qué sirve una tregua si dura poco? "Una tregua -De Mistura no tiene dudas- puede salvar vidas. Puede dar un respiro a la población e incluso puede romper la espiral de violencia. Las ciudades son  como nuestras vidas: en los momentos de dificultad tienen necesidad de reencontrar la fe en ellas mismas, pero sobre todo, de sentir la confianza de los otros, de no sentirse abandonadas".

Las ciudades. Aquellas que corren el riesgo de morir bajo las bombas y el terrorismo. Ciudades como Giuba (Sudan), Dubrovnik (Croacia), Beirut (Líbano) y por supuesto Alepo, en Siria. De Mistura, en el curso de sus 19 misiones internacionales, ha vivido en primera persona el drama de estas ciudades. Giuba, donde en 1989 se consiguió romper el asedio con un vuelo humanitario gracias a la ayuda de la Madre Teresa de Calcuta. Dubrovnik ("donde durante 42 días tuve que utilizar cerveza para lavarme por falta e agua"), reducida a escombros por las bombas, abandonada por los que pudieron huir. "Pero Dubrovnik no murió -recuerda el embajador- porque quien entre los supervivientes sabía tocar un instrumento dio vida a un increíble concierto en la plaza mientras los asediantes estaban todavía en las colinas en torno a la ciudad. Es como decir: podéis bombardearnos a nosotros, pero no a nuestros valores, a nuestra alma". "Las ciudades no pueden morir" era el título del encuentro en el que intervino De Mistura. "Un título que es como un grito" dijo Andrea Simoncini, profesor de Derecho Constitucional, explicando que se trata de la recuperación de la institución de Giorgio La Pira, que en el 55 dio vida en FLorencia a unas conferencias de los ayuntamientos de todo el mundo por la paz. Pero no se trata solo de la recueración de la institución. Aceptando la propuesta del actual ayuntamiento de la ciudad del lirio, el Meeting por la amistad entre los pueblos se ha mostrado dispuesto a acoger, a partir del año que viene, análogos encuentros mundiales de ayuntamientos de las grandes ciudades.

El encuentro de ayer fue como un previo, o una muestra, de esta empresa. Participaron ayuntamientos y representantes de ciudades emblemáticas de los dramas de nuestro tiempo: el drector del Museo del Bardo de Túnez, Moncef Ben Moussa; la alcaldesa de Diyabarkir, en el Kurdistán turco, Goultan Kisanak; la alcaldesa de Lampedusa, Giusi Nicolini; el alcalde de Florencia Dario Nardella.

Hiroshima fue destruida por la bomba atómica. Para el director del Bardo, "la nueva bomba atómica H es la ignorancia de la historia y de la cultura de un pueblo. La ciudad es el lugar de culturas diversas que se conocen y conviven. Y esto es lo que el terrorismo y el racismo quieren atacar. La colaboración para relanzar la cultura y ela rte con las ciudades italianas, Florencia, Turín, Asís, Sestri Levante y ahora Rímini, es extraordinaria. El museo ha perdido visitantes internacionales a causa del atentado, pero los italianos siguen siendo los más numerosos y los tunecinos están aprendiendo, a través del redescubrimiento de nuestros tesoros artísticos, a conocer su propia cultura.

Diyarbakir tiene casi dos millones de habitantes que pertencen a 33 etnias distintas, el 70% de los habitantes son de lengua kurda. Está al sudeste de Estambul, a una distancia de 1400 km; Alepo en Siria y Mosul en Iraq están solo a 400km. Diyarbakir, donde las armas y la violencia no han cesado, acoge a nada menos que 300.000 refugiados provenientes de Siria. Ha ayudado con todos los medios posibles a los habitantes o a prófugos de ciudades masacradas como Sinjar, Sirnak y Kobane. Defiende con uñas y dientes el pluralismo, la tolerancia y la democracia. Estas son sus armas contra el terrorismo, así como la cultura lo es para el director del museo de Túnez. Es como la acogida humanitaria de la combativa e incansable Giusi Nicolini de Lampedusa, orgullosa de que su pequeña isla sea la salvación para 300.000 refugiados. Por ahora.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP