Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
3 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Juncker apela a la unidad de Europa

Carlos Uriarte Sánchez | 0 comentarios valoración: 2  16 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  16 votos

El Brexit hizo que la nueva Estrategia Global de Seguridad y Defensa de Federica Mogherini aprobada en julio pasara a un segundo plano. En esta ocasión, en España la falta de gobierno y la corrupción, la campaña de las elecciones gallegas y vascas ha provocado que el discurso del presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker ante el Parlamento Europeo y la cumbre informal de jefes de Estado y de gobierno celebrada en Bratislava, a pesar de su importancia después del resultado del referéndum británico, hayan pasado bastante desapercibidos desde un punto de vista informativo y mediático para el común de lo ciudadanos españoles.

Los españoles en estos momentos en que el futuro de Europa está en juego no podemos permitirnos quedarnos en lo anecdótico y nacional. Debemos ser protagonistas comprometidos y actores decisivos en el proceso de construcción europea.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al dirigirse a los miembros del Parlamento Europeo partió con realismo reconociendo una situación: “nuestra Europa se encuentra, al menos en parte, en una crisis existencial”. Recorrió los principales problemas que acucian nuestra Unión destacando los problemas domésticos y la fragmentación, la amenaza terrorista y la crisis de los refugiados esbozando una serie de medidas como la Guardia Europea de Fronteras y Costas, el Sistema Europeo de Información de Viajeros, el refuerzo de Europol, la necesidad de una Estrategia Europea para Siria, la creación de un mando de operaciones conjunto con una única sede, la creación de un Fondo Europeo de Defensa y la importancia de poner en marcha la cooperación estructurada permanente. Además llamó a una acción conjunta y a la unidad para resolverlos y propuso una agenda positiva de iniciativas europeas para los próximos doce meses, pues es consciente de que los retos y desafíos a los que se enfrenta Europa no pueden resolverse en un discurso o con una cumbre más. Los ciudadanos no quieren cumbres ni discursos sino decisiones que mejoren Europa y sus vidas. En esta agenda para avanzar hacia una Europa mejor, con acciones concretas en el corto plazo, el objetivo es una Europa que proteja, preserve el modo de vida europeo, empodere a los ciudadanos, vele por su seguridad interna y externa, y asuma sus responsabilidades. Para la visión a largo plazo sobre el futuro de la Unión, anunció que la Comisión elaborará un Libro Blanco para marzo de 2017.

En su intervención, Juncker resumió los valores europeos en tres: la libertad, la democracia y el Estado de Derecho, destacando la libre circulación de trabajadores como un valor común tan europeo como lo son la lucha contra la discriminación y el racismo. En su discurso resaltó la solidaridad como elemento aglutinante que mantiene unida nuestra Unión y anunció la creación de un Cuerpo Europeo de Solidaridad. El objetivo es ponerlo a funcionar a finales de este año y que en 2020 ya participen en el mismo 100.000 jóvenes europeos. Con medidas concretas, así es como se contribuye a construir un demos europeo y un sentido de pertenencia en torno a un proyecto común de principios y valores compartidos. Contando con el precedente positivo de la experiencia del programa Erasmus seguro que también este proyecto es un éxito para construir más y mejor Europa.

El presidente de la Comisión Europea terminó sus palabras apelando a un nuevo papel de la Comisión Europea, que en su opinión debía asumir una función más política y menos tecnocrática. Y finalizó recordando otro valor fundamental para la construcción de Europa: la responsabilidad. Así, Juncker  afirmó que el compromiso debía de ser triple: “ha llegado el momento de que nosotros, las instituciones, los gobiernos, los ciudadanos, asumamos, todos, la responsabilidad de construir esa Europa. Juntos”.

En definitiva, es un buen discurso que hace balance de los logros positivos alcanzados, como por ejemplo los buenos resultados que están produciendo el Plan de Inversiones para Europa y el nuevo Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas. También lleva a cabo un diagnóstico de la crisis existencial en la que se encuentra la Unión. Desde el realismo propone una serie de medidas concretas que contribuyan a una mejor Europa, que sean percibidas por los ciudadanos como acciones positivas en sus vidas y por los Estados miembros como un apoyo a sus políticas. Por último, defiende que la Unión Europea deberá centrarse sólo en aquellos ámbitos en los que Europa pueda aportar un valor añadido real y lograr resultados. De esta manera podrá ser percibida como eficiente y no burocrática. Además señala ámbitos en los que la Unión Europea deberá seguir avanzando si quiere continuar siendo relevante en el mundo como son los ámbitos de política exterior, seguridad y defensa.

Mucho queda todavía por hacer, pero este discurso programático, sin duda alguna, es un buen comienzo para ejercer un liderazgo compartido en el que los gobiernos, las instituciones europeas y los ciudadanos sean capaces de comprometerse y asumir su responsabilidad en clave de solidaridad.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP