Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
7 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Obama: la ideología de las postideologías

Lorenzo Albacete (Nueva York)

Pero cuando se anuló la ley que excluye de los fondos federales a las organizaciones que promueven el aborto en el plano internacional, el presidente Obama firmó la orden en privado, lejos de las cámaras. Esta vez la firma ha sido durante una ceremonia pública organizada políticamente para mostrar su fidelidad al ala más izquierda de su partido, para que no pareciese que en algunos aspectos (como la guerra en Iraq) se había movido hacia la derecha. De hecho, el motivo casi únicamente político de este gesto es tan claro que debería preocupar que se adhiera a cualquier ideología, de izquierda o de derecha.  

El presidente ha dicho que quiere ir más allá de las categorías liberales y conservadores, tomando decisiones que confundan a ambas partes. No busca una síntesis filosófica trascendental, persigue con tenacidad el pragmatismo. Es el claro ejemplo de una persona cuya visión de la realidad, y por lo tanto de lo que es correcto y verdadero, no es lo que realmente existe (Verum est ens). Tampoco parece seguir las opiniones de quienes piensan que la realidad es lo que hemos hecho nosotros mismos (Verum quia factum). El pragmatismo del presidente quiere trascender las ideologías liberales y conservadoras, pero no renunciando a la ideología. De hecho cae en una nueva ideología: la verdad y el bien es lo que conseguimos hacer. La verdad es la "factibilidad". La verdad es lo que la  tecnología, no el pensamiento, nos permite conseguir. Verum quia faciendum. Como el cardenal Ratzinger dijo en 1968: "El prevalecer de la historia se sustituye por el de la techné (véase Introducción al cristianismo)".

Esto está muy cerca del pragmatismo americano, que ha permitido la supervivencia de los Estados Unidos como una sociedad en constante transformación cultural y religiosa.  De hecho, las otras dos visiones de la realidad sobreviven y, de vez en cuando, son políticamente significativas, la guerra cultural sigue. Pero al final ganará la ideología imperante, la del pragmatismo. La defensa que ha hecho el presidente de apoyar la destrucción de embriones humanos,  en nombre de una "ciencia ideológica libre", coincide con el pragmatismo de sus decisiones en otros ámbitos: con las propuestas para superar la actual crisis financiera y para llevar a cabo la guerra contra el terrorismo. Se ajusta a la creencia de que en Estados Unidos todo es posible y que todos los problemas tienen una solución. Es lo que ha ganado en las últimas elecciones. Ésa será la cultura dominante, al menos en los próximos cuatro años.

El presidente Obama es fiel a su historia personal, formación y experiencia, no conoce otra forma de escapar de  las luchas ideológicas que paralizan. Lo que es realmente triste es que muchos católicos del Gobierno no sean capaces de mostrarle a él y a todos cómo se puede reconocer real y racionalmente que la Verdad nos hace libres.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP