Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
19 JULIO 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

El País también se encuentra con Francisco

P.D. | 0 comentarios valoración: 3  585 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  585 votos

Ha sido mucho más que una entrevista en portada a cinco columnas y un editorial. Si no fuera una exageración se podría decir que lo de El País, periódico emblema del mundo laico español, ha sido un auténtico encuentro con el Papa Francisco. Después de la entrevista de apertura del pasado domingo, el periódico de Prisa, en un editorial del martes, destacaba que Francisco “no busca enfrentamientos, sino la forja de consensos”. Para concluir que “tanto si el que atiende los mensajes del Papa se sitúa en un marco confesional como si no, siempre resulta muy interesante escucharle”. Francisco ha conseguido derribar un muro, o al menos ha conseguido una buena apertura entre dos mundos que en España están separados desde hace mucho tiempo: el mundo católico y el mundo que el propio periódico denomina “confesional”.

Las preguntas que el director y el corresponsal de Roma le hicieron mostraban que existía “un (real) interés por escucharle”. Las observaciones de Francisco sobre la búsqueda de un salvador en tiempos de crisis, sobre el drama de la inmigración o el reto de la comunicación digital fueron ocasión de un diálogo auténtico.

¿Cómo ha abierto este espacio Francisco? La respuesta a esta pregunta tiene muchas connotaciones para una presencia cristiana en España que, a menudo, se ha dejado llevar por las inercias. Desde luego ha habido inteligencia en Francisco al superar el síndrome del hijo mayor de la parábola del hijo pródigo. Su búsqueda de las periferias, también en el periodismo, ha dado resultados. Como ha dado fruto su voluntad decidida de superar las “ideologías que te impiden tocar la realidad”, también la ideología de la verdad. Hay un par de pasajes de la entrevista en los que el corazón de la experiencia del Papa sale a la luz con especial fuerza. Cuando asegura que “el cristianismo es concreto o no es cristianismo”. Y cuando describe el estupor del hotelero de la parábola del buen samaritano. Ese estupor es el que genera a un cristiano, a un cristiano como el Papa. Una presencia basada en ese estupor es la que abate los muros. Conviene seguir el método Francisco.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja