Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
20 JULIO 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

Una detención que arrastra a las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo

Arturo Illia | 0 comentarios valoración: 3  377 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  377 votos

El excomandante en jefe, hasta 2015, del ejército argentino César Milani ha sido arrestado en la localidad de La Rioja después de haber hecho una declaración sobre los secuestros y torturas de Pedro Adán Olivera y sus hijos Ramón Alfredo y Verónica Matta en 1977. Milani también está implicado en el secuestro y desaparición del soldado Alberto Ledo el 20 de mayo de 1976. Después de aquello, el militar continuó con su carrera en el ejército, donde llegó a ser nombrado general en 2007, bajo la presidencia de Cristina Kirchner, que en 2013 lo promovió a jefe del ejército.

Este nombramiento suscitó ciertas dudas por parte de algunas organizaciones argentinas de derechos humanos, pero el apoyo de las Madres de Plaza de Mayo (línea Bonafini) y las Abuelas de Plaza de Mayo, guiadas por Estela de Carlotto, unidas al partido kirchnerista FPV (Frente para la Victoria) consiguió que en la sesión del 13 de octubre de 2013 celebrada en el Senado se confirmara el cargo del general, a pesar de las protestas de la oposición.

Entre los acusadores más enfervorecidos contra el nombramiento de Milani estaban el Premio Nobel de la Paz Pérez Esquivel, la líder de las madres de la Línea Fundadora, Nora Cortinos, y la senadora Norma Morandini, que lleva años luchando por los derechos humanos desde una posición sustancialmente independiente y que, sobre la detención del general, ha declarado: “Este arresto constituye una prueba de que los fulares de algunas Madres están manchados por la obediencia ciega al poder y también de su utilización política en los años setenta por parte del kirchnerismo”. Cristina Kirchner se sirvió de Milani sobre todo por su gran experiencia en la “inteligencia” para fundar un servicio de espionaje paralelo que actuara a cuenta del kirchnerismo, proporcionando datos sensibles sobre todo sobre los miembros de la oposición, como forma de poner en movimiento la máquina recaudadora en virtud del poder.

Cuando el polémico líder del CELS, un centro de investigaciones legales, el periodista Horacio Verbitsky (autor de libros de denuncia sobre los vuelos de la muerte organizados por la dictadura, pero también presunto dirigente del grupo terrorista Montoneros, sospechoso pues de cierta connivencia con el régimen militar), se dio cuenta, después de haber ocultado información al poder kirchnerista con el que colaboraba, del pasado de Milani, lo denunció. Poco después el general se retiró, pero no se produjo ningún movimiento en su contra, excepto una acusación de enriquecimiento ilícito.

Su detención pone ahora en una situación crítica tanto a las Madres como a las Abuelas de la Plaza de Mayo (línea Bonafini), inmersas con todo el kirchnerismo en el enésimo escándalo. En este caso hemos asistido a la extenuante defensa de un exmiembro de la dictadura, culpable de delitos graves por los cuales estas organizaciones deben existir, y eso dice mucho sobre hasta qué punto estas se han visto “prostituidas” por la política de un grupo que en nombre del populismo se ha enriquecido y las ha enriquecido desmesuradamente, haciéndolas perder el contacto con su realidad para unirse a un ideal sectario y muy poco democrático.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja