Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
18 OCTUBRE 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

¿Quién puede trabajar sin belleza?

| 0 comentarios valoración: 3  444 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  444 votos

Un encuentro sobre el impacto de la tecnología en nuestras vidas y, especialmente, como factor de cambio en el ámbito laboral ha dado inicio a la XIV edición de EncuentroMadrid. En la mesa redonda “Tecnologías y porvenir del trabajo. La evolución del trabajo en los próximos años” han intervenido Francisco Ruiz, Director de Políticas Públicas y Relaciones Institucionales para España y Portugal de Google; Stefano Fratta, Legal Director Consumer de Telefónica, y Bernard Scholz y Etore Pezzuto, presidentes de la Asociación Compañía de las Obras en Italia y España, respectivamente.

¿Cuál es el futuro del trabajo? ¿De qué forma el desarrollo de las nuevas tecnologías va a impactar en los ambientes laborales? ¿Habrá profesiones que cambien o que desaparezcan? Si es así, ¿por qué, cuáles y a qué ritmo? A estas preguntas se han enfrentado los ponentes de la primera mesa redonda de EncuentroMadrid 2017. “En este cambio de época, en esta cuarta revolución industrial, el debate gira en torno a la tecnología y el trabajo, pero también en torno a la belleza. Porque ¿quién puede trabajar sin belleza?”, se preguntaba Ettore Pezzuto, presidente de la Asociación Compañía de las Obras España.

El director de Políticas Públicas y Relaciones Institucionales de Google, Francisco Ruiz, se ha confesado “tecno-optimista” y se ha alegrado de que estuviéramos viviendo este “momento decisivo de la historia”, a la vez que daba cifras escalofriantes sobre la implantación de la tecnología en nuestros vidas: “Hay 3.200 millones de personas conectadas a Internet. 6.000 millones de móviles en el mundo. 60 billones de páginas web. 1.400 millones de usuarios de Facebook y 310 de Twitter, y cada minuto se suben 400 horas de vídeo a YouTube”.

Si la primera ola de la revolución tecnológica nos dio acceso a Internet y en la segunda se desarrolló el software en forma de comercio electrónico, redes sociales y aplicaciones, en esta tercera ola –que, según los ponentes, ha comenzado este 2017- se habla del Internet de todas las cosas: “Es la era de la conectividad ubicua, de la universalización de las tecnologías, del big data, de la inteligencia artificial y de la robotización”, concluía Ruiz.

Por su parte, Stefano Fratta, Legal Director Consumer de Telefónica, se ha detenido en hablar precisamente de algunas de las áreas laborales que se verán más afectadas por esta revolución acelerada: el mundo del automóvil (desde los párkings hasta las autoescuelas pasando por chóferes, taxistas, aseguradoras…) hasta el de la sanidad. “Hay una serie de características que comparten las profesiones que serán sustituidas: serán trabajos mecánicos, no intelectuales, repetitivos, no creativos, y su sustitución supondrá un ahorro cuantitativo de costes. Pero nunca se podrán sustituir las relaciones humanas, la creatividad, la pasión”.

“Ante lo que estamos viviendo hay gente entusiasta y otros muchos que tienen miedo, pero ninguno somos indiferentes al cambio. El problema es que es muy veloz: el 49% de los trabajos que desempeñamos hoy no existirán en cinco años, y el 65% de los niños que nacen tendrán un trabajo que no existe todavía”. Así ha comenzado su intervención Bernard Scholz, presidente de la Asociación Compañía de las Obras en Italia, que ha lanzado un desafío: “¡No podemos asistir al cambio, tenemos que cambiar! Afrontar este problema como sujetos activos”. También ha profundizado el italiano en las características de esta nueva era laboral dominada por las tecnologías, que supondrán “un aprendizaje y cualificación constantes” y una nueva educación: “Los instrumentos no son malos en sí; el problema es el uso que nosotros hacemos de ellos. El fanatismo tecnológico nace cuando uno piensa que es un fin, en lugar de un medio. ¡Porque los avances tecnológicos no nos hacen más humanos ni más libres!”, concluía Scholz.

Fratta ha querido entrar en el terreno personal ofreciendo un consejo: “Vivimos con la idea marxista de que el trabajo es lo que define la vida, y que nuestra personalidad va ligada a lo que hacemos. Estudiemos cosas que nos apasionen y no busquemos jubilarnos en la misma empresa en la que empezamos a toda costa. Porque como decía Luigi Giussani, ‘Tú eres libre sólo cuando aceptas que tu vida depende de Otro’. Así que ahondemos en esta pertenencia, porque un simple algoritmo puede acabar con nuestra profesión”.

Por último, Ruiz nos ha invitado a “surfear la ola” y a no oponernos al progreso y al cambio. “La tecnología es una chispa de Dios en el hombre", ha declarado el directivo de Google, a la vez que hacía hincapié en lo establecido por Scholz: “La tecnología no es el destino final, es un viaje”.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja