Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
23 OCTUBRE 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

Un musulmán, una judía, una protestante y una católica se sientan para hablar de convivencia en PuntBCN

| 0 comentarios valoración: 3  197 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  197 votos

La convivencia entre las diferentes religiones es muy complicada. Por eso el foro de diálogo PuntBCN celebrado este fin de semana organizó una mesa redonda en la que se han sentado juntos un musulmán, una judía, una protestante y una católica para, según ha descrito Enric Vendrell, director general d’Afers Religiosos de la Generalitat de Catalunya, hablar “de lo que tenemos en común los creyentes y que puede ayudar a nuestra sociedad”.

Mohamed El Amrani, musulmán y presidente de la Asociación cultural Xarxa de Convivència de Roses, ha manifestado la necesidad de “que los ciudadanos de Cataluña seamos abiertos y podamos entender que nuestra sociedad es muy rica y diversa”. Porque, tal y como ha destacado Ada Castells, escritora de origen protestante, “las diferencias que encontré cuando salí de mi núcleo familiar y empecé mi camino en el mundo laboral me hicieron crecer y ser la persona que soy hoy”.

“Cuando tenía ocho años pensaba que todo el mundo era protestante. Mi familia lo era, iba a un colegio protestante y todas mis amigas lo eran, no fue hasta mucho después que descubrí que había gente diferente”, ha relatado Castells. Un descubrimiento que, según afirma ella, no fue algo negativo, sino que le aportó una riqueza que es lo que “ha hecho que ahora yo sea escritora”.

Moriah Ferrús, directora de culto de la Comunidad judía Atid de Cataluña, ha defendido que “todos los creyentes tendríamos que juntarnos para transmitir el mensaje que albergan nuestras creencias, que al final es el mismo”. Porque para Ferrús, “la divinidad es una, miremos como la miremos, y todos formamos parte de su proyecto que no es otro que el de mejorar el mundo; que cada noche cuando vayamos a dormir sea un poquito mejor que cuando nos hemos levantado”.

Para Anna Almuni, delegada del Apostolado seglar del arciprestazgo de Barcelona, esta comunión entre las diferentes religiones debe ser continua y diaria, “escuchando al otro tal y como yo quiero ser escuchado por él y poniéndome en su piel”. “Porque vivimos en una aldea global, pero el peso de la xenofobia sigue siendo muy grande”, ha reconocido Almuni. Precisamente por eso, para la delegada del Apostolado seglar, es necesario trabajar esa convivencia teniendo claro que “la diversidad solo se puede alcanzar descubriendo nuestra propia identidad”.

El pluralismo como una realidad diaria

Todos los ponentes han estado de acuerdo en que la pluralidad y la diversidad es un hecho en nuestra sociedad. Almuni ha relatado cómo en un instituto público en el que trabajaba “la diversidad era vivida día a día, teníamos un 90% de inmigrantes y yo llegué a tener una clase con un alumno de cada país”.

“Por eso la importancia de estos encuentros”, ha defendido Vendrell, “de los que pueden salir puntos de encuentro y trabajo conjunto”, tal y como realmente ha ocurrido durante la conferencia. Y es que, El Amrani, representante musulmán, ha extendido la mano a la comunidad judía para encontrar puntos de encuentro con su comunidad tras conocer en boca de Ferrús cómo necesitan protección policial tanto para ir a la sinagoga como para llevar a sus hijos a la escuela hebrea a causa de las amenazas que reciben. El Amrani ha propuesto establecer puntos de encuentro y colaboración para buscar soluciones a esta situación y que los judíos “puedan ir tranquilos a la sinagoga y al colegio sin tener que ser escoltados por los Mossos d’Escuadra”, la policía autonómica catalana.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja