Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
22 JULIO 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

>El Kiosco

La fragilidad y la educación

Elena Santa María | 0 comentarios valoración: 3  189 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  189 votos

Tras el ciberataque que sufrieron grandes empresas de todo el mundo el pasado fin de semana, Pedro G. Cuartango escribía lo siguiente en El Mundo: "En cierta forma, la tecnología ha convertido en dioses a los seres humanos, que han accedido a avances que hace pocos siglos eran impensables. Hemos llegado incluso a creer que en el futuro podríamos ser casi inmortales gracias a las expectativas de los hallazgos en materia de biogenética. Pero llegados a este punto, nos topamos con la sorprendente evidencia de que estamos a merced de muchos factores que no controlamos y que nos hacen tan frágiles como una hoja sacudida por el viento. Nos ha sucedido como a Ícaro: hemos volado tan alto que el sol ha fundido nuestras alas. Estamos descubriendo que no somos muy distintos al hombre de hace 30.000 años, acurrucado con sus terrores en la oscuridad de las cavernas".

Ante esta constatación, que somos frágiles frente al mundo, el filósofo navarro Gregorio Luri afirma en ABC: "la vida es compleja, llena de incertidumbres, y con un sometimiento terrible al azar". Y con respecto a la educación añade: "Estoy empezando a pensar que hay un sector de educadores postmodernos que se han convertido en el aliado más fiel de la barbarie, que lo que hacen es ocultar la realidad y sustituirla por una ideología buenista, acaramelada, y de un mundo de «teletubbies». Personalmente, me resultan más atractivas la valentía y el coraje de afirmar la vida. (...) Estamos creando niños muy frágiles y caprichosos, sin resistencia a la frustración, y además convencidos de que alguien tiene que garantizarles la felicidad".

Sobre este mismo tema afirmaba Julián Carrón en una entrevista de Fernando Palmero en El Mundo: "A veces, el problema de la educación es el problema del adulto, no solo de los chicos. Para muchos padres, el único principio es que sus hijos no tengan que sufrir las dificultades que han sufrido ellos. Pero si les quitamos aquellos factores que hacen evolucionar a la persona en vez de acompañarlos y ayudarles a que los superen y a que crezcan haremos un niño permanente". Pero además introduce otra idea: "ahora la educación consiste en darle a los alumnos una serie de instrumentos técnicos para que puedan manejarse, porque no está de moda darles una educación en filosofía, o en antropología. Y esa es la razón por la que estamos inermes ante las fake news. Es como si el corazón del hombre ya no fuera capaz de detectar lo verdadero. Por eso hay que poner en el centro a la persona para entrenarla a mirar el mundo con sus propios ojos, a pensar con su propia cabeza, desarrollando un espíritu crítico que le haga más protagonista y menos espectadora, más líder y menos follower, más ciudadana y menos súbdita". En otro momento de la entrevista, Carrón responde así ante la pregunta por el valor de la vida humana: "Hemos dado por supuesto que la vida por sí misma tiene valor, pero no basta la vida, la vida tiene valor si tiene sentido, si tiene un significado, si hay algo que la hace digna de ser vivida. La vida tiene que enamorarte porque eso es lo que facilita que uno se abra a un horizonte más grande y que empiece a sentir al otro no como un adversario o como alguien que me limita la libertad, sino que me la amplía".

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja