Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
10 DICIEMBRE 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

>El Kiosco

Lo terreno y lo eterno

Elena Santa María | 0 comentarios valoración: 3  246 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  246 votos

El Mundo ha publicado esta semana una entrevista de Antonio Lucas al monje benedictino Moisés Salgado, prior del monasterio de Silos. Le pregunta sobre diversos temas de actualidad: terrorismo, política, nacionalismos, crisis, la Iglesia actual... ¿Qué tiene que decir un hombre que lleva 51 años en un monasterio sobre nuestro mundo? Lo primero que aclara es que "estamos dentro del mundo, pues el ser humano es el mismo esté donde esté". De hecho, desde su retiro, entiende bien el momento: "vivimos en una época muy compleja. La inmensa mayoría de la gente no tiene conciencia clara de lo que está sucediendo. Todo está en crisis (...) En el fondo de muchos ciudadanos hay una mezcla de ansiedad, vacío y desconcierto. No estamos serenos".

Este es el diagnóstico de un hombre que ha consagrado su vida a Dios porque no encuentra "una fuente de sentido mayor que la que ofrece Jesús de Nazaret". Pero el monasterio de Silos, aunque privilegiado, no es el único lugar en el que lo terreno y lo eterno se acercan. En un artículo también publicado por El Mundo, Rafael Bachiller expone todo el vocabulario que utilizamos a diario y que está relacionado, aunque no nos demos cuenta, con el cielo. Al final de la larga lista de palabras explica: "la gran influencia de los términos astronómicos en nuestro lenguaje cotidiano revela la íntima conexión del hombre con el cosmos, la fascinación que siempre ha sentido por saber qué hay en esos cielos inalcanzables y misteriosos. Según conocemos más y más de este universo inmenso y en expansión incesante, más se nos escapa su último sentido y más conscientes somos de nuestra pequeñez y fugacidad".

Precisamente, lo eterno es el título de la última columna de Rosa Montero en El País Semanal. Toda una reflexión sobre la vida y la muerte, que brota en ella tras el fallecimiento de un querido amigo. En un determinado momento dice: "justamente ese estar abocados a la nada convierte la vida en algo precioso y único". También se plantea el problema del mal ("yo le dije que por desgracia los malos ganaban casi siempre"), y así le respondía su amigo Antonio Sarabia, al que rendía homenaje el artículo: "No siempre -ganan los malos- linda, y sus pequeñas victorias solo impresionan a los más tontos que ellos. Las verdaderas victorias ni siquiera son públicas".

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja