Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
13 NOVIEMBRE 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

La prioridad y el origen de la constituyente

Aliosha Miranda | 0 comentarios valoración: 3  268 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  268 votos

El pasado 30 de julio el gobierno realizó la ilegítima elección de la asamblea nacional constituyente (minúsculas adrede). En la tarde de ese día, Diosdado Cabello, uno de los más grandes referentes del chavismo, dijo en una entrevista que “una de las primeras propuestas que haré en la constituyente será remover la inmunidad parlamentaria de los diputados opositores”. Por su parte, el presidente Nicolás Maduro, en horas de la noche, dijo que lo primero que debía hacer la asamblea nacional constituyente era retirar a la fiscal general del Ministerio Público, recordemos que, en los últimos meses, la fiscal general de la República se ha convertido en uno de los más grandes rivales de la dictadura.

Remover inmunidad parlamentaria a los diputados, retirar a la fiscal general; estas son las prioridades de la constituyente. No, no importa la crisis que vive el país, no importa la escasez de medicinas, no importan los miles de niños que mueren por desnutrición, no importan los padres que pasan hambre para que sus hijos puedan comer, estos son problemas menores, secundarios; lo más importante es eliminar al otro, eliminar a la oposición. Esta es la prioridad de la asamblea nacional constituyente: destruir al que se oponga al régimen, no lo digo yo, lo dice el régimen.

El pasado 30 de julio el gobierno realizó la ilegítima elección de la asamblea nacional constituyente, el pasado 30 de julio fue uno de los días más tristes en la historia de Venezuela, el pasado 30 de julio se le dio el golpe de gracia a la democracia en el país.

Fue un día triste, hubo 6 muertes en las manifestaciones en contra de la iniciativa constituyente, la cifra de muertos llegó a 125 desde que empezaron las protestas en abril, empleados públicos eran amenazados con ser despedidos si no iban a votar, hubo pronunciamientos de militares en los que afirmaban que cualquier intento de protesta sería reprimido, vimos cómo el poder en Venezuela le daba la espalda al clamor del pueblo, vimos muchos abusos y mucha injusticia.

Una de las cosas más indignantes –y al mismo tiempo, esperadas– fueron los resultados oficiales de estas elecciones. Según el poder electoral, la votación fue de cerca de 8,1 millones de votos, éste es un resultado absurdo. Basta decir que las encuestadoras más serias del país estimaban que la votación apenas podría superar los 3 millones, basta decir que en las elecciones parlamentarias de 2015 el chavismo obtuvo 5 millones y medio de votos, y luego, por arte de magia, la votación del chavismo aumentó 2 millones y medio en medio de una crisis terrible, basta decir que ni siquiera Chávez, en su clímax político, obtuvo tal cantidad de votos; esto sin mencionar la soledad en los centros de votación que los venezolanos observamos durante el 30 de julio. Los resultados ofrecidos por el poder electoral no sólo son un absurdo, son una calumnia, una blasfemia, una burla hacia todos los venezolanos. Pero, lamentablemente, esa burla era algo totalmente esperado.

Todos estos abusos sólo por llevar a cabo una iniciativa que, según el régimen, no busca solucionar la grave crisis que se vive en Venezuela, sino eliminar al que piensa distinto.

Ahora bien, es necesario entender que el origen de esta iniciativa no es el deseo de acabar con el otro, el origen de esta iniciativa constituyente es el miedo, el miedo de un grupo de personas dentro del gobierno que se saben corruptos y delincuentes, el miedo que sienten al estar conscientes de que no tienen ninguna oportunidad de salir victoriosos en una elección transparente, pues saben que cuando abandonen el poder, podría haber represalias muy justas y serias contra ellos. Es evidente, esta iniciativa constituyente es una consecuencia del miedo con que viven nuestros gobernantes, tal es el miedo que ponen como su prioridad la eliminación del otro.

Luego del 30 de julio hemos visto cómo la dictadura se vuelve cada vez más autoritaria y represiva, ha habido detenciones arbitrarias, se desconoce el paradero de varios líderes opositores y no hay señales de una negociación seria que pueda ayudar a resolver la crisis, tal es la situación que casi todo el mundo occidental se ha expresado en contra de esta ilegítima Asamblea Nacional Constituyente. Mientras tanto, el pueblo venezolano sigue sufriendo por conseguir alimentos y medicinas, sigue sufriendo la peor crisis económica de toda su historia, después del 30 de julio hemos visto a muchas personas cabizbajas y escépticas, tristes ante la bochornosa actuación del régimen, esto último es, sin duda, otro de los grandes intereses del régimen: que el pueblo esté sin esperanza.

Sin embargo, la esperanza es terca, aun en esta crisis, hay rostros concretos que la testimonian, sólo por poner un ejemplo podemos decir que en el mes de julio, entre represión y violencia, Roberto Patiño y su iniciativa “alimenta la solidaridad” inauguraron su octavo comedor, de ese modo ya son más de 600 los niños caraqueños que pueden comer gracias al trabajo de este actor político.

El panorama de estos días es muy incierto, la gente ni siquiera tiene certeza de poder desplazarse de una ciudad a otra, pero no olvidemos que esta situación ha sido creada por un grupo de personas que viven con miedo, ¡no tengamos miedo a aquellos que viven con miedo! No dejemos que la tristeza y la indignación que nos genera la actuación del régimen en los últimos días sea lo que prevalezca en nuestro corazón, démonos cuenta de que en esta realidad –y también en otras mucho más dramáticas– hay muchos rostros que testimonian la esperanza y la alegría y dejémonos interpelar por esas personas que están contentas en medio del sufrimiento, comprendamos que las últimas acciones de la dictadura son signo evidente de su debilidad.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja