Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
20 ABRIL 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Antoni Puigverd

"La victoria de Arrimadas podría provocar la autocrítica que las decisiones judiciales han tapado"

P.D. | 0 comentarios valoración: 2  23 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  23 votos

El analista Antoni Puigverd desglosa para www.paginasdigital.es las que considera las claves de las elecciones catalanas. La clave para entender lo que está sucediendo puede ser la competencia entre ERC y la antigua Convergencia.

La primera sensación cuando uno mira las encuestas es que hay un ligero avance del constitucionalismo, un pequeño retroceso del bloque independentista. Pero en realidad, si se cumplen las previsiones, vamos a tener los dos bloques como estaban, parece que la cosa cambia poco.

Cambia poco, sí. Solo depende de un factor, que es el factor PSC/ex Unió Democrática. Depende de cómo avancen las encuestas, de momento no les va mal pero tampoco les va bien. Ya sabes que está el factor del carro ganador, esto es lo que ha dado fuerza a Ciudadanos en relación con el PP, que puede quedar desangrado. Si Ciudadanos, con su empuje de carro ganador, no solo arrastra el votante del PP sino también parte del votante socialista, entonces la operación socialista queda como estaba. La única posibilidad de un cierto cambio en estos dos bloques es que Iceta consiguiera, que de momento ha conseguido un poco, una cierta subida.

¿La única posibilidad de cambio es que la operación Iceta funcione?

Que funcione mínimamente, que consiga aparecer como algo creíble, con la posibilidad incluso de llegar a la presidencia, con pactos muy complicados. Iceta hace una campaña catalanista, como ha sido siempre el PSC. El PSC ha sido siempre un partido catalanista, lo cual no quiere decir nacionalista, hay que distinguir bien.

Pero en caso de que funcione la operación Iceta, llegar a un pacto es muy complicado.

Los acuerdos postelectorales son complicadísimos, pero tampoco podemos avanzarlos ahora. Depende de los resultados. Por ejemplo, si ERC, que parecía ir por delante, tiene un resultado muy menor en relación con las expectativas, si como dice el CIS ganara Ciudadanos, aunque fuera en votos, todo eso tendría un impacto muy grande sobre todas las posiciones del independentismo. El independentismo acusaría finalmente el golpe. No lo ha acusado ahora gracias a la inestimable colaboración de la judicatura. La presión de algunos de los promotores de la DIU le permite mantener una posición de resistencialismo victimista. Así el independentismo aguanta y puede eclipsar la necesidad de una autocrítica. Pero si las elecciones acabaran con victoria de Arrimadas, aunque tenga un peso alto el independentismo pero muy por debajo de las expectativas, veríamos qué hacen. También puede darse lo contrario. Que los independentistas tengan un resultado mayor del esperado, que el CIS haya cocinado demasiado la realidad. Dependerá del impacto del resultado.

A Puigdemont, que parecía que estaba bastante amortizado, las encuestas en cambio no le dan mal.

Es que es un tipo bastante peculiar, muy resistente, no es fácil batirlo. Es un tipo bastante auténtico, gustará más o menos como persona, pero durante años fue un tipo muy pragmático y siempre ha obedecido a una figura independentista. A diferencia de Mas, que es un converso y un oportunista en este campo, Puigdemont es un tipo genuino, lo que le da un cierto carisma en varios sectores. Y en este punto también le ha ayudado la judicatura, porque Junqueras ha quedado eclipsado, no puede hacer campaña. Hay quien lee lo sucedido como una competencia entre ERC y la ex Convergencia o el PDeCat para conquistar la hegemonía de ese sector del electorado que fueron las clases medias. Es lo que llamé en un artículo la revuelta menestral, la menestralía catalana, que son las clases medias, medias-bajas, que nada tiene que ver con la alta burguesía. Estamos hablando del típico menestral catalán, el hombre que se hace a sí mismo.

Y en esa competencia la antigua Convergencia o Puigdemont puede estar ganando a ERC.

Pujol supo ganarse enseguida a la menestralía catalana, porque aunque él personalmente venía de una familia rica, siempre tuvo conexión con los valores de este mundo: el trabajo, hacerse uno mismo, el ahorro. Pujol lo articuló junto con otros elementos, como el franquismo sociológico catalán, que fue muy importante y que inicialmente entró en UCD. Pero al hundirse UCD se lo quedó Pujol, fue una de las grandes operaciones del pujolismo, unir el catalanismo antifranquista con el franquismo sociológico. Una pequeña parte quedó en ERC por nostalgia de la Esquerra Republicana de antes de la guerra. Pero con el desgaste del pujolismo y con el tripartito, ERC consiguió enseguida un liderazgo ideológico, no todavía electoral pero sí de la vanguardia ideológica de esa corriente de pensamiento catalán y social. Una serie de factores le favorecieron, y también hay que decir que el gran salto que da Carod Rovira fue como reacción a los planteamientos de Aznar. Cuando Aznar afirma su posición en España, que en cierta manera es la segunda transición como él mismo dijo en un libro, en Cataluña tiene el rebote alérgico de Carod. Al inicio del tripartito, el pujolismo resiste bien, el socialismo no consigue llegar a las comarcas catalanas, queda muy centrado en Barcelona, y ERC condiciona la política catalana. Ahora hay una pugna entre estos dos sectores. Artur Mas casi había recuperado la hegemonía, tenía una mayoría sobradísima que ahora nadie puede ni soñar en el parlament de Cataluña: casi 60 diputados. Era una mayoría muy cómoda que perdió de una manera bastante insensata cuando adelantó las elecciones en 2012. Pensó que ganaría la mayoría absoluta incluso, y al no conseguirlo tuvo que entrar en esta dinámica en la que siempre ganaba ERC.

Pero ahora parece que podría hacer cierto cambio de ciclo.

En el sentido de que el otro sector también es muy potente y se articula mucho mejor de lo que estaba, efectivamente. Todo tiene que ver con la desaparición del catalanismo. El catalanismo era un movimiento que unía a los sectores, como mínimo, los mantenía en el mismo horizonte aunque no fuera muy compartido. Ahora realmente cada paso que se va dando en la dirección actual es un paso a la belga, pero a la belga en el interior de Cataluña. Desde mi punto de vista, yo que soy catalanista pienso que el catalanismo es la única posibilidad, no solo porque yo lo sea, sino porque es la única corriente que permite una mínima cordialidad.

Pero ese catalanismo en ERC no aparece por ningún lado.

Solo aparecería si fracasara de manera espectacular la corriente actual, si la posición independentista fuera percibida como un fracaso. Solo se habría reformado si Rajoy-Rajoy ha declarado que no quiere reformar la Constitución para satisfacer a los independentistas- le hubiera dado una salida al catalanismo.

Ese es el hueco que está buscando Iceta.

Sí, pero no sé si lo conseguirá. Es muy difícil, sobre todo cuando la judicatura ha jugado la carta dura, porque hay muchos juristas y muchos catedráticos que han publicado documentos explicando que es muy forzada la idea de que se ha usado la violencia. Se puede forzar hasta el punto de darle un escarmiento, y a lo mejor es lo que deseaba la mayoría de la sociedad española, por lo que el juez se siente apoyado, pero políticamente es un error que se pagará. Y no solo lo pagará la sociedad catalana con esta fractura interna, sino también lo pagará España, porque España, en posición de sinergia, sería capaz de dar un salto enorme, y basta ver lo que consiguió Portugal en una situación mucho más humilde. Pero como digo siempre, hay dos sueños. No solo está el sueño independentista, que puede ser más o menos insensato. También está el sueño francés, de la España a la francesa, que tiene muchos intereses.

¿Qué intereses?

El gran Madrid no es solo el gran Madrid de las grandes empresas y el alto funcionariado, también encarna la expectativa que puede tener cualquier español nacido en una capital de provincia para hacer carrera, es la meta natural. La despoblación de España es extraordinaria. La estructura del AVE, que como se ha publicado no beneficia a los lugares a los que llega sino que beneficia a Madrid. Este mismo reforzamiento implica una competencia con el único polo que podría hacerle cierta competencia, que es el polo catalán, barcelonés. Los máximos dirigentes de la economía catalana están en posición subordinada y callados, porque si ellos hubieran sido más duros en el combate por los legítimos intereses catalanes, que no hay por qué disimular. Cuando en Extremadura o en Málaga tienen una petición, la hacen sin complejos, en cambio en Cataluña mucha gente tiene miedo a provocar. Cuando en 2007 se produjo un gran movimiento social de carácter transversal, que tuvo lugar en el IESE, que no es precisamente un centro revolucionario, sobre la liberalización del aeropuerto del Prat, La Vanguardia lo apoyó. Zapatero dijo sí, como siempre, pero después los propios funcionarios dijeron no, y esta gente, en vez de persistir en la batalla, calló. En 2010 llegó la sentencia y pasó lo mismo. Estos sectores quedaron muy sorprendidos ante la humillación y callaron otra vez. Pero cuando tú desocupas un espacio, alguien irá a ocuparlo. Las clases dirigentes catalanas con intereses concretos en que los aeropuertos funcionen, en que no tengas que pasar por Madrid para moverte por el mundo, abandonaron ese espacio y vinieron otras más radicales y lo ocuparon. Eso es lo que ha sucedido, y ERC lo ha articulado políticamente muy bien porque es un partido agitador. Lo era antes de la guerra y lo sigue siendo ahora. Ahora bien, es un partido radical pequeño burgués y este tipo de tradición es muy dado a grandes movilizaciones, pero después tiene muchas dificultades para articular cuestiones más serias. Y aquí el gen convergente reaparece una vez más. Son estructuras de poder muy antiguas que generó Pujol y que curiosamente se van reproduciendo. Ahora ya no queda casi ninguno de los que han estado encarcelados, casi queda solo Puigdemont, pero ya aparecen unas nuevas clases dirigentes dentro de este partido que tienen una capacidad de entender cómo funciona el poder y que son mucho más precisas que las de ERC.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP