Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
21 JUNIO 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

Egipto vs Sudán. Oriente Medio se desplaza a África

Caleb J. Wulff | 0 comentarios valoración: 1  24 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 1  24 votos

Dada su situación geográfica, Egipto no solo se halla implicado en los complejos asuntos mediorientales sino también en el caos creado en Libia desde la caída de Gadafi y en la zona del Mar Rojo. Esta última es muy importante para Egipto, pues es puerta de acceso al Canal de Suez, elemento fundamental de la economía egipcia. El expansionismo iraní en la zona se considera muy peligroso y eso lleva a una alianza de hecho con Arabia Saudí. En esta perspectiva, se sitúa la participación egipcia en la coalición contra los rebeldes chiítas de Houthi en un Yemen dirigido por los sauditas. Dada la sustancial impostación laica del régimen militar de Al Sisi, la contraposición a Irán parece estar dictada por valoraciones geopolíticas antes que religiosas, ligadas por tanto al conflicto secular entre sunitas y chiítas. De hecho, el peor enemigo del régimen egipcio es un movimiento radical suní, como los Hermanos Musulmanes.

Las consideraciones geopolíticas llevan a Egipto a observar con mucha atención la política exterior y los asuntos internos del fronterizo Sudán. La constitución en 2011 de la República de Sudán del Sur, después de décadas de guerra civil, no ha llevado la paz ni al nuevo estado independiente, golpeado por conflictos políticos y étnicos, ni a Sudán, pues en la región de Darfur sigue activa desde hace quince años una guerra tan violenta que bien podría hablarse de genocidio. Sudán es un estado fajado a una ideología islámica y gobernado por un régimen militar que en el pasado dio refugio a muchas organizaciones yihadistas, incluido Bin Laden. El presidente Al Bashir ocupa el cargo desde hace casi treinta años y está acusado de crímenes de guerra por Darfur. La situación económica del país es muy grave, tanto por los costes de las guerras internas y las sanciones internacionales por su apoyo a movimientos terroristas, como por haber perdido a gran parte de sus proveedores de petróleo tras la independencia de Sudán del Sur, donde está la mayor parte de los yacimientos.

En esta situación, se ha mostrado fundamental la ayuda financiera de las monarquías del Golfo y, como contrapartida, Sudán también ha enviado un contingente a Yemen contra los Houthi. La presencia sudanesa se estima en casi ocho mil soldados, pero las pérdidas sufridas hasta el momento, varios cientos de soldados, han provocado reacciones negativas en Sudán. El progresivo acercamiento de Sudán a Arabia Saudí ha causado un enfriamiento en las relaciones con Irán, que antaño fueron significativas pero ahora han dejado a un lado el proyecto iraní de una base naval en el país.

Los vínculos históricos entre Egipto y Sudán se remontan a los tiempos de los faraones y, bajo el Imperio Otomano, a partir de un momento dado Egipto empezó a controlar de hecho a Sudán. En el XIX se llegó a un condominio de Egipto y Reino Unido sobre el país, hasta la declaración de independencia en 1955. En la segunda mitad del XIX, Sudán también fue escenario de un “estreno” del estado islámico con la revuelta del Mahdi en 1881, conocida por el gran público por un film en el que Charlton Heston interpretaba a Gordon Pascià, el desafortunado general inglés defensor de Jartum.

Las relaciones entre ambos países son actualmente bastante tensas por la recuperación de una contención territorial que se remonta a la proclamación de independencia de Sudán. Está en juego el Triángulo de Halayeb, anexionado por Egipto pero reivindicado por Sudán, que a principios de enero llamó a su embajador a El Cairo “a consulta” y reabrió el caso en la ONU.

Otro factor de desacuerdo es la construcción en Etiopía de una enorme presa en el Nilo azul, denominada “del Renacimiento”, apoyada por Sudán pero contestada por Egipto. La producción de energía eléctrica a partir de la cuenca hidroeléctrica es de suma importancia para Etiopía y Sudán, pero supone un grave peligro para la agricultura egipcia, que vería reducida la aportación de un agua muy valiosa para su supervivencia. Los tonos de la polémica son bastante altos y se habla incluso de movimiento de tropas en ambos frentes.

Estos elementos locales se insertan en un cuadro geopolítico más amplio, donde Egipto y Arabia Saudí se oponen a Irán y Turquía. Sudán ha intentado mantener una posición neutral, por ejemplo no participando en el bloqueo contra Qatar para no comprometer la ayuda financiera por parte de Doha. Además, desde finales de diciembre se ha desarrollado en Jartum un encuentro entre líderes militares de Sudán y Qatar que ha desatado las sospechas egipcias de colusión entre Sudán y los Hermanos Musulmanes. En este encuentro también participaron los rusos, a los que Al Bashir, en una visita anterior a Moscú, pidió ayuda contra Estados Unidos, a pesar de que habían retirado las sanciones contra Sudán.

También en diciembre, provocó reacciones de preocupación en Egipto la visita a Jartum del presidente turco Erdogan. Según ha informado Al Monitor, esta visita sentó las bases de un desarrollo macroscópico en el comercio entre ambos países, y ha llamado especialmente la atención la concesión en alquiler a Ankara de la isla de Suakin, un nudo estratégico muy importante en el Mar Rojo. Entre los acuerdos firmados, hay también un incremento de la cooperación militar que ha difundido un cierto miedo en varios países a que Suakin pueda convertirse en una base militar turca, como una importante avanzadilla hacia la África de la política neo-otomana atribuida a Erdogan.

Se perfila en el horizonte un nuevo frente de conflictos cuyas dimensiones pueden llegar a ser realmente preocupantes.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja