Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
24 OCTUBRE 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Francisco Igea

Eutanasia. "Entre el suicidio y el horror hay un gran campo en el que trabajar"

P.D. | 0 comentarios valoración: 2  23 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  23 votos

El diputado Francisco Igea, portavoz de Sanidad de Ciudadanos en el Congreso, valora para Páginas Digital la propuesta presentada por el partido socialista para regular la eutanasia en España.

¿Qué valoración hace de la propuesta del PSOE, de la oportunidad y necesidad de una regulación de la eutanasia en España en este momento?

Sorprende el cambio del PSOE porque su propuesta es muy similar a la que trajo Podemos en su momento. Nosotros pensamos que no podemos entrar en ese debate mientras no hayamos concluido el desarrollo de la ley, que nosotros entendemos que es el marco ideal, como lo entendía el PSOE en el debate anterior. Si la gente no sabe si tiene asegurado el derecho a la información veraz, a la suspensión del tratamiento, a los cuidados paliativos, a la intimidad, a la sedación…, si la gente no sabe todo eso, no podemos abrir el debate. Entre el suicidio y el horror, tenemos que construir un campo grande, en el que se mueve el 90% de la población. Nosotros no nos oponemos a abrir este debate, siempre que haya un consenso social y sepamos que tenemos todo esto asegurado, sabiendo primero que todo esto está resuelto. Y de momento no lo está.

¿Qué es lo peor de la propuesta que ha hecho el PSOE?

Desde mi punto de vista, lo peor que se hace es mezclar las dos cosas. Entiendo el debate del derecho a decidir en situaciones que no son irreversibles ni progresivas. Pero si lo mezclas con el debate sobre lo que hay que hacer con un enfermo con una enfermedad terminal progresiva, lo que haces es trampas. Y esta propuesta lo mezcla. Por eso nosotros insistimos en acabar el primer debate, en asegurar a enfermos terminales progresivos un final razonable con derechos garantizados y luego, si se quiere, abrimos el debate sobre si uno tiene el derecho a quitarse la vida o no. Con la norma vigente, yo conozco a un paciente con el que recientemente se pudo optar a una sedación para dar tiempo a la familia a despedirse sin que el enfermo sufriera dolor y fue una cosa bastante calmada. Pero si la gente no sabe esto, si no terminas de desarrollar la norma actual y apruebas la siguiente, introduces la eutanasia, y entonces para acceder a esa sedación tienes que ir de comité a comité rellenando papeles, cumpliendo plazos, y se complica todo mucho más en una situación que no tiene por qué liarse tanto. Porque la gente en esa situación no necesita lío sino compasión, cabeza, sentido común, información para decidir. Por eso no solo es peligroso por el debate que abre, por la cuestión filosófica que introduce, sino porque puede entorpecer la buena asistencia.

¿Qué es entonces lo que queda por resolver y concretar de la anterior regulación?

Primero, que todos los derechos que planteamos en la ley queden en la ley como derechos, todos los derechos citados en la pregunta anterior; que tenemos las garantías suficientes, es decir, un régimen sancionador administrativo eficaz. No tiene sentido es que la gente cuando se está muriendo tenga que estar en el juzgado, o su familia. Hay un acuerdo básico que tenía un respaldo muy importante, construyamos sobre ese marco y luego vemos qué es lo que queda y hablamos.

¿Realmente existe la necesidad de una modificación en este campo? Con la regulación actual, ¿hace falta?

Todos los españoles conocen montones de ejemplos de gente que muere en habitaciones triples, o con dolor durante semanas… es la triste realidad diaria. Y estamos en esta situación todavía porque no tenemos manera de decirle a los ciudadanos qué derechos tiene y que puede exigirlos. Tenemos que conseguir que la gente entienda que esto no debe de suceder, y como no debe de suceder tenemos que tener una norma que nos lo garantice, y un régimen sancionador que nos proteja de esto. Por eso entramos en el debate siguiente sin haber dado este paso y eso es volver a colocar a la gente entre el horror y el suicidio. Además, adelantar este debate lo que hará será reducir la sensación de necesidad y urgencia de los cuidados paliativos.

¿Los cuidados paliativos están poco desarrollados en España?

Muy poco desarrollados, como el concepto del derecho a la suspensión del tratamiento. Según los últimos estudios, cerca de 60.000 pacientes pasan el último mes de su vida en quimioterapia. Es absurdo, y te quitan lo único que tienes, que es el tiempo.

¿No hay una práctica en este sentido?

Ni una buena conciencia social de cuál es tu derecho a que te informen si sigues abusando de la medicina caritativa y paternalista que usa la excepción terapéutica, según la cual no se informa al paciente por su bien. Informar siempre es bueno, y que la gente sepa a qué se enfrenta es bueno, y esto nos lo tenemos que meter en la cabeza. Una persona puede tener el derecho a no ser informada pero entonces tendrá que nombrar a alguien que sea informado y tome las decisiones por él, pero las decisiones residen en cada uno de nosotros. No puede ser que sigan decidiendo por nosotros lo que es bueno o no para nosotros. Debemos saber nuestras expectativas de vida, nuestras posibilidades, tener tiempo para reflexionar, tener información para dejar las voluntades por escrito… Hay muchas cosas que todavía no se hacen.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja