Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
17 NOVIEMBRE 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Nicolás Redondo Terreros

"Habría que haber ido a elecciones"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  21 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  21 votos

Redondo Terreros afirma que depender de partidos que no creen en el país no es bueno y hoy dependemos más que nunca de los partidos nacionalistas.

Con la perspectiva que da el tiempo pasado, ¿Qué valoración le merece la moción de censura?

En la política se ha instalado la cultura o forma de ser de los forofos. No hay nadie que critique a los suyos. Los del PP verán bien todo lo que sucedió y los del partido socialista están encantados con que haya prosperado la moción. Pero esa es una visión de forofo, de hincha. Sinceramente, creo que Rajoy se tenía que haber ido y que teníamos que haber ido a elecciones. La situación era y es suficientemente complicada como para que la normalidad la busquemos en unas elecciones, para que decidan los ciudadanos. Todo el mundo está proponiendo el derecho a decidir, se vota hasta la compra de una casa por parte del líder de Podemos. No sé por qué los españoles tenemos que ser los únicos y los últimos que decidamos.

¿Qué papel cabe esperar de Pedro Sánchez? El Pedro Sánchez cercano a Podemos o el Pedro Sánchez jugando un papel más constitucionalista.

No tengo ni idea, y tampoco me importa. La tendencia en España es tanto analizar a la persona que al final siempre nos equivocamos. Yo soy muy partidario de las ideas un poco más abstractas para la interpretación, entre otras, esa de Camus que decía que los medios justifican o no los fines. Creo sinceramente que había que haber ido a elecciones y el gobierno está condicionado, por muy bien que lo haga Pedro Sánchez, que yo espero que lo haga bien, por un pecado original. Hemos dado un salto cualitativo a la política española, no sé si para bien o para mal, pero a mí desde luego me preocupa, y es que los nacionalistas ya no solo apoyan al gobierno sino que deciden quién gobierna, y eso no me gusta.

A la vista de los ministros elegidos parece un Gobierno menos ideológico y con personas de valía contrastada. Pero, por muy buen equipo que pueda ser ¿Se pude construir de forma consistente con 84 diputados?

Yo tengo estima personal por varias personas que componen el gobierno, y por el propio Pedro Sánchez tengo estima personal, otra cosa es la crítica. Espero que se sepa discernir entre el aprecio y la crítica, aunque en este país eso es muy complicado. Tengo aprecio personal por Borrell, por Marlaska, tengo las mejores referencias de Calviño… no tengo nada que decir, creo que han hecho una buena operación, pero no me interesa tanto lo que pasa hoy como lo que pueda pasar mañana. Espero que pase lo mejor y lo que han hecho está bien, como lo del Aquarius, pero me preocupa el futuro de este país, y lo veo muy instalado, aunque hoy parezca lo contrario porque aún queda cierta euforia de forofos, pero está instalado en el no. Todo el mundo se unió para quitar a Rajoy, que se tenía que haber ido, que es un auténtico desastre cómo ha salido de la escena política, y probablemente el futuro también sea un no de los demás hacia Sánchez. Por desgracia, en España se ha instalado esta política del no, una política negativa, de rechazo, y no creo que se pueda quitar por la voluntad de uno solo, tiene que ser por la voluntad de la mayoría, y evidentemente no existe.

Usted ha hablado que actualmente lo que se está poniendo en cuestión es el sistema del 78.

A este elemento me refería. Yo no soy adivino ni me quiero meter a eso, pero hemos dado un salto cualitativo. Hasta la moción de censura se requería el apoyo de los nacionalismos y después de la moción de censura, son los nacionalismos los que pueden decidir un gobierno u otro. Eso es malo, aunque alegre los corazones de unos y entristezca solo a los de otros. Algunos de los nacionalismos que han decidido este gobierno son los que apoyaron a Rajoy, y a los que Rajoy estuvo esperando que le apoyaran hasta el último momento. Eso es malo, para España y para cualquier otro país, depender de partidos que no creen en el país no es bueno. Si además son los que deciden, peor. Es una regla de tres, tampoco es algo que yo quiera esgrimir en contra de nadie, sino que el análisis razonable me lleva a esas conclusiones. Igual luego me confundo porque, como el ser humano tiene un componente de razonada moderación, igual pasa lo contrario, pero en principio, según lo que está escrito sobre papel lo que yo veo es eso. Hoy dependemos de los nacionalistas más que nunca. ¿Eso es bueno para España? No.

¿La solución pasaría por un frente común PP, PSOE y C´s en algunas pocas cosas esenciales?

Eso es imposible.

¿Por qué?

Es imposible. La cultura del país, en este caso utilizo bien el término, la cultura política hace eso muy difícil. Solo tienen mérito aquellos que quieran abrir espacios de comunicación, pero tienen mérito y tienen otra dificultad. El PP, gane quien gana, si gana Cospedal le vendrá bien a la izquierda, si gana Santamaría le vendrá bien a Ciudadanos, pero en ambos casos se instalará en el no. El PSOE ya está instalado en el no. Los nacionalismos ya están instalados en el no a España. Se está amasando un ambiente de no, de polarizar la sociedad española y eso, por mucho que hagas unas políticas u otras, va a ser inevitable. Pedro Sánchez no tiene capacidad para pedir al PP un esfuerzo. Otra cosa son los momentos del regate, que siempre congratulan a la afición, pero a medio plazo la situación es preocupante.

Le veo pesimista.

No soy como Zapatero. Analizo las cosas y veo que algunas van adelante y otras no.

¿Se podría vislumbrar alguna luz en alguna persona o colectivo?

No lo sé, no veo ninguna posibilidad. Cuando sea, cuando Pedro Sánchez decida, ya ha dicho que al final de la legislatura, ya serán los españoles los que decidan. No hay soluciones de capacidad, porque la puede tener uno pero no la tienen los demás. Esto es muy complicado mientras los partidos no decidan. Si con el PP va a ser muy difícil, con Podemos dentro de unos meses también va a ser muy difícil, cuando Pablo Iglesias se dé cuenta de que el mayor perjudicado del éxito de Pedro Sánchez es él. Rivera se buscará la vida según qué candidato exista en la derecha y según qué haga el PSOE. Tendrá peores expectativas electorales pero no es muy preocupante para él, espero, si no se equivocaría, porque aquí el verdadero perjudicado es Podemos y cuando se den cuenta a la vuelta del verano, cuando vuelva Pablo Iglesias supongo que con la entrañable sensación de ir a ser padre y con la nueva casa, cuando se dé cuenta de que se le han comido el bacalao, también será muy complicado pactar con él en el futuro próximo. Los pactos van a ser muy difíciles en términos generales en los próximos meses para hacer política seria.

¿Cuáles serían las cosas esenciales que habría que pactar?

La política de inmigración que tenemos que pactar, un ámbito de educación que tenemos que pactar, una política europea que tenemos que pactar, y no te digo nada de Cataluña, las pretensiones del nacionalismo vasco. Hay una serie de cuestiones fundamentales en las que tendría que predominar la política inclusiva, la política del nosotros, la política de la ciudadanía, y esa en el futuro próximo no se ve. No es que sea pesimista, al contrario, siempre ha pensado de mí la gente que soy excesivamente optimista y que veo la vida con cierta alegría, pero por ver la vida con cierta alegría no va uno a ser imbécil. Esto es como veo que será el futuro próximo, desde mi punto de vista. Ojalá me equivoque, porque sería bueno para España. Igual el PDeCAT se integra en el proyecto constitucional, el PP tiene una actitud deportiva y ve que desde la oposición tiene que colaborar, Pedro Sánchez se da cuenta de que es más importante el centro que la izquierda y le tiende puentes a Ciudadanos, y Ciudadanos acepta y entonces el PNV… Todo eso podría suceder pero como no ha sucedido nunca hasta ahora en los últimos años, me parece muy poco probable que suceda en un futuro próximo, cuando tenemos todas las fuerzas que amparan lo contrario.

Me recuerda usted a Julián Besteiro.

Eso es un halago para mí. En contra de todo lo que dicen amigos míos y hasta familiares sobre unos y otros dirigentes del partido socialista, mi figura predilecta es la de Julián Besteiro. Montaigne, en aquellos famosos ensayos que deberían haber leído todos los políticos españoles y que ninguno ha leído con seguridad, decía que la biografía de uno no se escribe hasta el final, y la biografía de Besteiro fue siempre muy digna, siempre extraordinaria, pero al final, con sus extraordinarios intentos por terminar la guerra civil de una forma digna, de hacer menos cruel lo que era cruel, menos intolerante lo que era intolerante, aquella alocución que hizo en Radio Madrid diciendo a los madrileños que él no se iba, cuando todo el mundo se fue, porque no se podía ir de un pueblo que le había votado tantas veces, eso es algo que en España no se recuerda pero es de una grandeza extraordinaria. Para morir luego como murió el pobre, en la cárcel de Carmona, mal cuidado por la dictadura franquista.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja