Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
24 SEPTIEMBRE 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Fernando Palmero

"El PP debe decidir a quién se quiere dirigir"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  16 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  16 votos

¿Cuál es su valoración de la moción de censura?

Al final ha demostrado que no era tan suicida, a lo mejor llevaba preparada mucho más tiempo de lo que imaginamos. En una semana hemos pasado de un gobierno que estaba en minoría pero que se formó con el resultado de las urnas a un gobierno que está en franca minoría, con 84 diputados, apoyado por el resto de la cámara en una operación cuyo único fin era desplazar al PP del poder.

¿Han pesado en exceso los casos de corrupción del PP?

No creo que la corrupción haya jugado un papel fundamental. Evidentemente, es un tema que el PP no ha sabido gestionar, pero tampoco el PSOE. En este país la corrupción es sistémica, todos los partidos se financian de forma irregular, toca a todos los partidos en alguna medida. No creo que la situación fuese tan irrespirable como para justificar un golpe de este tipo, que es la primera vez que triunfa esto en España. Por qué triunfa, y tan rápidamente, es algo que tendremos que descubrir con el tiempo, y sobre todo por qué Rajoy, después de haber estado toda la mañana prácticamente humillando a Sánchez y al resto de parlamentarios con su intervención, se va a comer y ya no vuelve, qué es lo que provoca que una persona que se ha aferrado al poder, un político de raza que sabe la importancia que tiene conservar el poder, decida tirar la toalla de esa forma, y no solo esa tarde sino que se retire de la vida política. Para mí es un misterio.

¿Cree que podría haber algún tipo de pacto soterrado?

Eso es evidente, ya lo estamos viendo. Acaba de estar Urkullu en Moncloa y dentro de unos días se entrevista con Torra. Ya hemos visto por dónde van a ir las concesiones al PNV, que son las históricamente ha estado pidiendo, tener la gestión de las pensiones, el acercamiento de presos y la salida paulatina de todos los presos con o sin delitos de sangre, a ellos les da igual, y luego fundamentalmente también la Seguridad Social, la ruptura de la caja única de la Seguridad Social, que puede conllevar la cesión de competencias al País Vasco. Ya consiguió gran parte con el PP con una fórmula de calcular el cupo bastante generosa que durante diez años va a permitir al País Vasco vivir como una especie de paraíso fiscal, privilegiada en cierto modo dentro de Europa, que yo creo que es lo que van buscando estos partidos y esa alianza del PSOE con los nacionalistas.

Es interesante cómo Salvini y la Liga Norte también han modificado su discurso, han pasado de un independentismo a un federalismo asimétrico. Salvini ya no pide la independencia de todo el norte de Italia, de la misma forma que Cataluña y el País Vasco se dan cuenta de que conseguir la independencia es contraproducente, porque les sacaría de Europa. Lo que sí van buscando es ser regiones privilegiadas dentro de Europa: nosotros somos ricos porque tenemos focos industriales y de inversión, y queremos seguir siéndolo, a través de una fiscalidad privilegiada que se desprenda de la solidaridad territorial, que es lo que siempre ha mantenido unido de una manera sólida y próspera a este país.

Hablemos del nuevo gobierno. Es verdad que algunos de los ministros presentan un perfil interesante. Pero con 84 diputados, ¿se puede construir algo consistente?

Los ministros tienen valía pero para llevar adelante qué programa, porque cuando gana Sánchez el único punto de su programa es echar al PP. A partir de ese único punto programático, ha creado una serie de ministerios muy efectistas donde ha puesto por ejemplo a Pedro Duque, reconocido astronauta, pero ¿vale para gestionar un ministerio de nueva creación, con una inyección de dinero que por otro lado no está en los presupuestos? Es el golpe efectista de Pedro Duque, con experiencia en investigación científica y en gestión de empresas, elegido como la persona indicada para gestionar qué proyecto. Borrell tiene valía pero para hacer qué, ¿cuál es la línea de actuación del gobierno? Porque si el gobierno de Sánchez los primeros pasos que da consisten en hacer concesiones a los nacionalistas, ¿qué es lo que va a defender Borrell en el extranjero? ¿Que tenemos un gobierno que está a favor de que haya dos regiones que estén recibiendo trato de privilegio fundamentalmente en el ámbito fiscal frente al resto de los países? Está claro que hay gente que tiene buen currículum. Grande-Marlaska se significó en la Audiencia Nacional por su lucha contra ETA, gracias a él se activó el caso del Faisán, del chivatazo a ETA, pero cuando ETA dejó las armas Grande-Marlaska votó a favor de la excarcelación de Otegi. Pero de nuevo, es la persona indicada para hacer qué.

Entonces, ¿qué gana el PSOE con todo esto?

Poder.

¿Es un suicidio político?

Al contrario. El que se suicida es el que no está en el poder. Para los políticos estar en el poder es fundamental, y Sánchez sabía que no iba a poder llegar a Moncloa a través de las urnas. No es una persona que tenga un proyecto definido ni es un líder que sea capaz de entusiasmar a la ciudadanía, así que lo ha hecho por la puerta de atrás, de forma muy dudosa y ahora estamos viendo cuál es el precio que ha pagado, qué compromisos adquirió para que le apoyase un espectro de partidos tan distintos Una de las tesis que se manejó es que Rajoy se retiraba para reconfigurar el partido y luego volver con más fuerza, pero los políticos no actúan así. Nadie se retira del poder para luego volver a él.

Algunos han hablado de un movimiento para mantener el bipartidismo.

Eso puede ser una consecuencia. Pero lo veremos cuando lleguen las elecciones. A corto plazo, parece que Ciudadanos se ha quedado un poco noqueado después de ir líder en las encuestas, pero cuando llegue el momento de las elecciones veremos. Otro de los puntos fundamentales de Sánchez es que ya llegó al poder mintiendo. Dijo que iba a tomarse solo un poco de tiempo y al día siguiente en su primera entrevista ya dijo que no, que iba a agotar la legislatura. ¿Cuál es su objetivo? Mantenerse en el poder. ¿A costa de qué, con qué programa político? No lo sabemos. Sabemos que hay un peligro de desintegración territorial, sabemos que quiere impulsar una reforma de la Constitución a pesar de que la mayoría del congreso que representa el PP está en contra. Además, una reforma de la Constitución, ¿hacia dónde, en qué dirección? Para él, el único objetivo es llegar a Moncloa, y si se ha rodeado de gente más o menos capaz lo iremos viendo, pero también habrá que valorar a los ministros en función de lo que hagan y de la línea política, no solo de su currículum.

En las primarias del PP, ¿no echa en falta un debate de ideas?

No hay ideas, pero tampoco hay debate de ideas en el PSOE. Desde mi punto de vista, el debate de ideas está más olvidado. Hay una gestión que hay que hacer, y que viene marcada por Bruselas, y que tiene como objetivo fundamentalmente la supervivencia de una UE que ya no está en la situación de hace 20 años. Afortunadamente, hay una parte que ya viene marcada por Europa y ahí no hay nada que hacer. Sánchez ha elegido una ministra de Economía que es técnico comercial del Estado, igual que era Guindos, Solbes y casi todos los ministros de nuestra democracia. Por tanto, ahí hay un debate de ideas que no va a volver.

¿El PP actual es expresión de esta mentalidad?

Y en el PP se está viendo muy claro. ¿Qué ideología tiene Soraya? A Cospedal sí se le ve una ideología más centrada en el electorado tradicional del partido, una mujer que representa los valores de la derecha, Casado ¿liberales? Más liberal que Guindos no se puede ser y no ha podido hacer ni el 10% de lo que pensaba hacer porque la UE es liberal con restricciones, y bien está que así sea. Ya no es un lenguaje ideológico el que se está disputando en el PP sino de imagen, qué imagen es la que vamos a proyectar hacia fuera, hacia los votantes jóvenes.

Por tanto, es una cuestión de imagen. Sánchez es una imagen. Es una imagen de voluntad y de eficacia: mirad, hemos conseguido echar a la derecha y hemos conseguido montar un gobierno eficaz. Todo eso se verá. ¿Qué imagen quiere dar el PP? Su problema es que tiene un espectro electoral muy grande, que va desde la extrema derecha hasta la derecha liberal. ¿A quién se quiere dirigir? Dependiendo de quién salga, ahí vamos a tener la respuesta, y ahí veremos si con este movimiento el bipartidismo sale reforzado o no.

¿Qué candidato podría favorecer una renovación en el PP?

La democracia española es un sistema de partidos que se ha sustentado fundamentalmente en el PSOE y en el PP, de modo que son casi estructuras de Estado. Sin embargo, estas estructuras se están desmoronando. Al PSOE le pasa exactamente igual. Se da la circunstancia de que una de las favoritas, como es Soraya, es una mujer que no tiene presencia en el partido, es militante de base y nunca ha estado en la estructura jerárquica del partido. Si ganara ella, por ejemplo, ¿qué pasaría con el partido?, ¿cómo va a regenerar un partido al que ella no ha pertenecido? De alguna manera, ella representa lo que ha sido el PP en el Estado, de la misma manera que Cospedal representa lo que ha sido el PP en el partido, desde el punto de vista de la sociedad. Mirando el porcentaje de participación en estas primarias, te das cuenta de que los partidos socialmente no pintan nada. Va a votar un 10%, 80.000 personas van a decidir quién es el líder de la derecha. ¿Qué representación tienen entonces los partidos? Podemos no es un partido. Ciudadanos no es un partido. No tiene estructura territorial, y Podemos se ha cargado la poca estructura territorial que tenía con IU.

¿Estamos ante un cambio de paradigma respecto a lo que eran los partidos políticos clásicos?

Creo que vamos hacia una política no tan sustentada en las siglas sino en la imagen, lo que llamamos la sociedad del espectáculo. Empezó a gestarse en el 68 y en cierto modo se ha desarrollado hasta límites inconcebibles. En EE.UU no hay partidos, los partidos demócrata y republicano se montan y desmontan para las elecciones, el resto del tiempo son simplemente coaliciones de intereses particulares de los diferentes senadores y congresistas, pero el partido como tal pinta poco y los candidatos son los que más dinero pongan y los que más capaces sean de atraer a las masas. Creo que vamos hacia eso. Macron es un presidente sin partido, es el líder de un movimiento, no es un partido entendido a la manera clásica, con implantación territorial en los ocho mil pueblos de España como le pasa al PP y al PSOE. De alguna manera, se está produciendo una reconfiguración de lo político y ya será imposible volver al bipartidismo que ha caracterizado el caso español los últimos cuarenta años. Ahora bien, que lo que venga sea mejor o peor el tiempo lo dirá, pero es interesante, estamos viendo cosas que nunca habíamos imaginado.

¿Quién puede llevar a cabo esta actualización en el PP?

Respecto a quién puede regenerar mejor el PP, por un lado Cospedal puede ser una persona que recupere parte del electorado perdido, pero a la hora de negociar, porque va a ser inevitable la negociación con Ciudadanos, creo que Soraya es una persona más indicada para llegar a estos acuerdos. En la entrevista a José María Aznar publicada en El Mundo, decía pocas cosas, pero algunas eran muy interesantes, y decía que el PP ya no está solo en el centro derecha. Cuando piense en su regeneración, en revitalizar el centro derecha español, tiene que pensar con Ciudadanos, ya no puede pensar solo en sí mismo. Los electores tienen que pensar en cuál de esos líderes va a ser capaz de llegar a acuerdos con Ciudadanos para que esa coalición de centro derecha pueda volver al poder. Esa será la clave. Si se equivocan ahí, vamos a volver a un PP cada vez más marginal.

Por tanto, el nuevo líder del PP debería ser capaz de integrar a todo el centroderecha.

Quizá Soraya sea la persona que mejor representa esa posibilidad… Casado puede ser también una opción. Muchos decían que la persona indicada debía haber sido Feijóo, pero yo no lo creo así. El gallego sería la persona adecuada en las circunstancias de 2004, es un barón clásico con una idea de partido muy centralista que ya no cuaja en la sociedad. Creo que el nuevo líder debería, junto con C´s, impulsar un frente para frenar las veleidades de Pedro Sánchez.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja