Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

La vergüenza

Juan Orellana

En nuestro film, Lucía y Pepe llevan años queriendo tener un hijo, pero la infertilidad de ella les ha llevado a intentar un acogimiento permanente preadoptivo. Manu, un chaval peruano de ocho años, es un chico muy difícil, con mucho dolor dentro, y que ya ha sido devuelto varias veces por familias anteriores. Lucía y Pepe están en crisis porque tampoco ellos consiguen hacerse con el chaval y, para más inri, desde la Comunidad de Madrid les han pedido que decidan ya sobre dar el paso de la adopción.

La película plantea varias cosas de interés, aunque sin llegar a la hondura antropológica de Vete y vive, un film franco-israelí que abordaba cuestiones similares. Por un lado, el conflicto generado por Manu pone de manifiesto de una forma imponente los problemas latentes en la pareja. Esto es muy importante porque indica una verdad a menudo olvidada: el acogimiento y la adopción deben ser frutos de una sobreabundancia antes que de una carencia, aunque objetivamente responda a una necesidad real, como es el deseo de tener hijos. Lucía y Pepe llevaban mucho tiempo tapando los problemas reales de su matrimonio, y el acogimiento de Manu tenía inconscientemente mucho de huida hacia adelante. La pareja va a hacer un singular proceso que les va a llevar de mirar al niño como cuestión que debe ser gestionada a mirarse a sí mismos como el asunto que debe ser prioritariamente resuelto. Es muy frecuente encontrar personas o parejas que adoptan o acogen para solventar un problema personal mal resuelto. La consecuencia es siempre la misma: el fracaso del acogimiento con la herida que ello supone para el niño.

Muy unida a esta cuestión está otra que también atraviesa el largometraje: la mentalidad perniciosa del ideal del "padre perfecto". "Quiero demostrar que soy capaz de ser un padre ideal", es el planteamiento de los protagonistas: "Ya verás cómo somos capaces". La obsesión por dar la talla esclaviza a Lucía y Pepe y desnaturaliza la relación con Manu. De hecho, la ausencia de reprimendas cuando son necesarias son poco educativas para el chico y fuente de una violencia interior extrema para los padres (las consecuencias físicas en la salud de Pepe son tremendas).

Otro elemento esencial que está clarísimo en el film es la necesidad de los padres de estar acompañados. Y no lo están. Viven la aventura en solitario. Lucía y Pepe quieren al niño, le consideran su hijo, pero están solos y el universo se colapsa a su alrededor, se asfixian, se vuelven locos, no ven salida. Es un tema importante porque es tan real que constituye una característica de la cultura actual. La soledad de las personas frente a las circunstancias que les toca vivir.

Como se puede ver, hasta ahora la película plantea cuestiones decisivas, pero en negativo. Lo que no debe ser, pero que desgraciadamente ocurre muy a menudo. Sin embargo es muy positivo el tema de la madre biológica. Los padres desean favorecer la relación con ella, aunque de momento está desaparecida y no pueden hacer nada. Y la madre, que aparece en el film y el espectador la puede conocer, aunque Lucía y Pepe no, es capaz de un sacrificio extremo por el bien de su hijo. Creo que es lo mejor del film, aunque es susceptible de discusión. Evidentemente no podemos desvelar aquí los pormenores de la trama.

Ocupa un lugar muy extenso en la película la cuestión de los agentes de la administración. Por un lado los critica, pues Irene -la evaluadora del proceso- aparenta una forma muy mecánica de afrontar las entrevistas con Lucía y Pepe. Por un lado ella es una suplente que se enfrenta de buenas a primeras con el expediente de Manu. Las reuniones con los padres están llenas de preguntas preestablecidas, un lenguaje muy "institucionalizado" y una invasión con muy poco tacto en la intimidad de la pareja. Sin embargo representa una objetividad con la que tienen que hacer cuentas los padres de acogida, una objetividad que va a desencadenar el proceso de catarsis de Pepe y Lucía.

No podemos acabar sin aludir a la perspectiva del niño. Tiene miedo a ser devuelto, y por ello pone a prueba a sus padres, para comprobar si son capaces de quererle de verdad, de ser padres contra viento y marea. Además tiene la herida del abandono de su madre, algo que se resuelve de forma hermosa en el film.

En fin, se trata de una película que toca un tema nuevo para el cine español y que permite poner sobre la mesa cuestiones muy relevantes relativas al mundo de la adopción y el acogimiento.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP