Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
23 MAYO 2019
Búsqueda en los contenidos de la web

>El futuro de la escuela

"La digitalización es más importante para los profesores que para los alumnos"

P.D. | 0 comentarios valoración: 2  17 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  17 votos

Dialogamos con Inger Enkvist, hispanista y pedagoga sueca, sobre el reto que supone para la escuela la digitalización y la desconexión con la realidad de los alumnos.

¿En qué momento está nuestra escuela? ¿Es necesaria una refundación?

Se podría contestar tanto que sí como que no. Las autoridades están utilizando la escuela como instrumento sociopolítico, y esto debería corregirse. Si esto se llama refundación o no es lo de menos.

¿Qué reto y qué oportunidad supone la enseñanza de las STEM (Science, Technology, Engineering and Maths)? ¿Un enfoque en el desarrollo de habilidades STEM puede alejar de la reflexión?

Claro que se deben enseñar y aprender las ciencias naturales, pero no se trata de nada fundamentalmente nuevo solo porque se ha inventado una sigla. Aprender siempre es bueno y sería deseable que los alumnos supieran más de estas materias como también que supieran más de las humanidades.

Cada vez es más necesaria la creatividad, ¿cómo vincular STEM con innovación?

La creatividad es la totalidad de las capacidades del ser humano y se basa en todos los conocimientos, habilidades y experiencias del individuo. Algunos utilizarán las STEM para innovar y otros utilizarán otros conocimientos, y otros más simplemente no innovarán.

¿La insistencia en el desarrollo de competencias puede convertir la educación en instrucción?

Claro que no. Hablar de competencias es en parte cambiar de terminología. El buen aprendizaje lleva a la vez a conocimientos y a habilidades, algo ahora rebautizado como competencias. Tener competencias es usar inteligentemente lo aprendido.

¿Pierde terreno la escuela en favor de otras instancias que instruyen mejor? Por ejemplo, la instrucción digital.

La escuela perderá terreno si se dedica a otras cosas que enseñar y si deja caer el nivel de inteligencia y de conocimientos de los profesores. Desafortunadamente, ese es el camino tomado por las autoridades cuando prefieren utilizar la escuela para proyectos de ingeniería social.

¿Qué consecuencias tiene la digitalización en el proceso educativo? ¿Cómo se puede educar en la atención en un momento de exceso de información?

Hablar tanto de digitalización es muy exagerado. El alumno en primer lugar necesita aprender, es decir, formar su cerebro. La digitalización es más importante para los profesores que para los alumnos. Los profesores tienen a su disposición más maneras de explicar e ilustrar los contenidos que enseñan.

¿Se percibe en los alumnos en estos tiempos un menor vínculo con la realidad? ¿Cómo recuperar ese vínculo?

Se trata de evitar que estén jugando o comunicando por internet horas y horas y así pierdan interés por otras actividades. El problema no es internet, sino que dejen de hacer otras cosas. Los padres deben prohibir a sus hijos usar internet más de por ejemplo una hora por día. Será una lucha de voluntades, pero es por el bien del hijo.

¿Cómo se puede trabajar en el desarrollo de habilidades no cognitivas (capacidad de escucha, deseo de aprender, curiosidad, etc)?

Se fomentan estas habilidades como siempre se ha hecho, atrayendo e imponiendo. Atrayendo, ofreciendo conversación, pertenencia y nuevos conocimientos. Imponiendo, exigiendo que el alumno pase exámenes y que se comporte como un miembro responsable de la familia.

A menudo da la sensación de que en el proceso educativo de los alumnos del siglo XXI es inútil invocarles una tradición que ya no es una hipótesis para ellos. ¿Cómo es posible reproponer entonces un camino educativo?

Lo ya dicho. La sociedad impone por ley la obligación de estudiar hasta los 16 años. Lo que falta es que la sociedad utilice bien ese tiempo para enseñar y para despertar el interés del joven. Es fundamental atraer a personas inteligentes a la profesión docente. Nadie quiere estar atrapado en una habitación día tras día con una persona mediocre.

Algunas corrientes insisten mucho en retomar la disciplina, pero sin la motivación, sin la capacidad de despertar el interés, los maestros consiguen poco. ¿Cómo hacerlo?

Lo primero es reintroducir un sentido de obligación. Es la obligación del alumno aprender. Debe haber silencio y concentración en el aula, porque si no, no puede aprender nadie. El buen profesor intentará despertar el interés, pero el interés puede venir poco a poco y puede variar de alumno en alumno. Es entender mal el proceso pensar que cada alumno en cada materia y cada día debe sentir interés antes de empezar a poner atención.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja