Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
18 NOVIEMBRE 2019
Búsqueda en los contenidos de la web

26-M. Esta vez el examen es para los electores

P.D. | 0 comentarios valoración: 1  16 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 1  16 votos

Este domingo los españoles estamos llamados de nuevo a las urnas. El ciclo electoral ha sido demasiado largo. Hace menos de un mes votamos para las generales y en realidad llevamos en campaña desde 2015. No por eso la cita es menos importante. Tenemos que elegir a los responsables de las políticas municipales y, en muchos casos, a los responsables de las políticas autonómicas. Son las políticas más cercanas a la vida cotidiana. Nos jugamos casi más que en los comicios al Congreso y al Senado. Y, aunque parezca paradójico, el voto al Parlamento Europeo tiene ese mismo sesgo: menos abstracto y más vinculado con decisiones que nos afectan en el día a día.

Salvo sorpresa todo indica que el domingo el resultado va a ser muy semejante al de finales de abril: una España en la que la derecha y la izquierda están empatadas. El grado de fragmentación de cada uno de los bloques es el que, en muchos casos, decantará quién está al frente de los gobiernos locales o regionales. Descartada en casi todos los casos la alianza que con cierta lógica sería la más razonable (PP y PSOE), el resultado va a servir para medir de nuevo varios elementos: cómo es de intenso el cambio de ciclo en favor de la izquierda (PSOE y Podemos), cómo de profunda es la crisis de los populares, cómo de profundo es el empuje en favor del relevo de Ciudadanos, cómo de fiel es el apoyo a Vox. Son sin duda cuestiones a tener en cuenta para decidir la papeleta.

Pero votar solo en una onda nacional sería olvidar lo que se decide. Lo que cuenta para el domingo de verdad es qué política de limpieza, de seguridad, de intervención social, de cultura de barrio se va a hacer en nuestro pueblo y en nuestra ciudad en los próximos años. Y en este caso conviene olvidarse de siglas y de referencias ideológicas genéricas. Lo que cuenta es lo que se ha hecho hasta ahora y la relación que como vecinos, como sociedad civil, hemos tenido con quien gobierna en los municipios. En las Comunidades Autónomas hay algo más de distancia pero el criterio es el mismo, aplicado en este caso a cuestiones como la sanidad o la educación.

Por todo eso, por el momento en el que vive España y porque estamos ante unas elecciones locales y municipales, se puede decir que, en cierto modo, quienes nos examinamos el domingo somos los electores. Si al votar lo hacemos solo por consideraciones abstractas, por criterios más o menos justos, estamos dejando el cambio solo en manos de la agenda de los políticos. Durante los últimos cinco años ya hemos tenido experiencia de lo limitada que es esa agenda. Pero si al votar podemos tomar en cuenta la relación que tenemos ya, de hecho, con el poder municipal y autonómico, si podemos decidir en función de un cambio que ya estamos generando como sociedad civil, entonces votar será algo diferente.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja