Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
24 AGOSTO 2019
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Manuel Mostaza

"Los votantes están en el centro"

F.H. | 0 comentarios valoración: 1  13 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 1  13 votos

Manuel Mostaza, sociólogo, analiza el resultado de las elecciones del pasado domingo.

El PSOE es el ganador de estas elecciones. Desde 2007 no ganaba unas municipales. Es la fuerza política con más concejales en 29 de las 54 capitales de provincia. Otra cosa es dónde y cómo acaba gobernando. ¿Cómo ve el resultado del PSOE, qué significa?

Objetivamente es verdad que el partido más votado es el partido socialista y es verdad que venía de malos resultados, pero si fuera yo no lanzaría las campanas al vuelo. Hay un dato objetivo de las cuatro o cinco ciudades más grandes de España, excepto en Sevilla, donde el partido socialista no va a tener la alcaldía: Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Málaga. Por tanto, el dato es bueno porque viene de un mal escenario, pero al PSOE le puede empezar a pasar lo que le ha pasado tradicionalmente al PP. Hay al menos doce capitales de provincia donde ha sido la fuerza más votada, pero es posible que sea desalojado por esa alianza de tres partidos del centro hasta la derecha. Luego el resultado es bueno pero no es para tirar cohetes. Puede perder Aragón, no está claro que recupere Murcia o Castilla y León, es verdad que dos barones –que además han sido particularmente críticos con el presidente Sánchez– como son García Page en Castilla-La Mancha y el presidente de Extremadura han conseguido mayoría absoluta y ellos sí obtienen buenos resultados, sobre todo a costa de Podemos, como vemos claramente en Castilla-La Mancha, donde tenían hasta una vicepresidencia y desaparecen del mapa regional. Esa es la otra lectura, el muy mal resultado de Podemos, que viene a hurgar en la herida que ya se le abrió hace un mes a la formación de Pablo Iglesias.

Victoria entonces que no sea va a materializar en poder territorial. ¿La del PP es una dulce derrota?

Tampoco tienen mucho motivo para presumir. Es verdad que las expectativas eran tan malas, y en algún momento de la tarde, conforme avanzaba el escrutinio, parecía que se iban a cumplir, que ante la opción de perder la ciudad de Madrid y la Comunidad de Madrid, y quizá Murcia u otras, la sensación que te da cuando no solo puedes mantener la Comunidad sino que recuperas la ciudad de una alcaldesa tan políticamente potente como es Manuela Carmena, y además de rebote es verdad que no te hundes sino que puedes gobernar en torno a 25-30 capitales de provincia, solo con pactos, que no es poco, e incluso da la sensación de que puedes recuperar Aragón, pues entonces el resultado, aunque no sea para tirar cohetes, viniendo de lo mal que se venía hace un mes, salva los muebles con cierta dignidad.

Feijóo ha reivindicado su padrinazgo en este resultado porque propuso volver al centro, y Casado dice que no, que esto viene de antes, de cuando fue elegido presidente. Si se meten en este lío igual se les complica la situación. ¿Quién tiene razón? ¿Ninguno de los dos?

O quizá los dos. Es verdad que los resultados en Galicia han sido buenos, quitando el tsunami de Abel Caballero en Vigo, pero ha acabado siendo la fuerza más votada en La Coruña aunque no gobierne, se ha quedado muy cerca de gobernar en Ferrol, las mareas prácticamente han desaparecido, pero creo que aquí se juntan dos líneas de análisis. Creo que tiene razón el presidente Feijóo en la reivindicación del centro, los votantes –más allá de lo que pueda parecer de imagen o incluso de folclórico– están en el centro, la masa de votantes del PP no está en la derecha más derecha, como los del PSOE no están en la izquierda más izquierda, y por eso creo que en ese sentido Feijóo tiene razón. Pero Casado lleva razón en otra cosa. Una parte de los votantes que se han ido del PP no se han ido tanto porque el partido se haya ido a la derecha como por el desgaste lógico de una marca que está muy desgastada, es decir, que ha gobernado, que se comió la crisis y muchos episodios de corrupción que han hartado a sus votantes. Así que en parte los dos llevan razón en lo que plantean.

¿Los votantes han convertido a Ciudadanos definitivamente en un partido bisagra, contra la pretensión de Rivera de ser el líder de la oposición?

Esa es la gran duda que sale de estas elecciones. Yo tengo la sensación, pero es una percepción mía, de que en España no estamos preparados para tener un partido bisagra de ámbito nacional. El CDS lo intentó y fracaso, y es muy complicado. Si Ciudadanos aspira a ser un partido bisagra, podría permitir al PSOE gobernar por ejemplo en Murcia y Castilla y León, y sin embargo gobernar con el PP en Madrid y Aragón. Aquí, la experiencia del CDS, que fue hace ya varios años, nos demuestra que no es sencillo. No es sencillo que tú luego te presentes a unas elecciones diciendo que aquí has gobernado con el PP y en el pueblo de al lado has gobernado con el PSOE. Esto, en otros países donde hay esa cultura, pienso en el Partido Liberal en Alemania, es más fácil de explicar, pero no sé yo si la sociedad española está preparada para eso. Y eso le puede causar mucho coste electoral.

¿Se desinfla Vox?

Da la sensación de que sí, pero a Vox le vuelve a pasar la trampa de las expectativas. Un partido que no tenía en absoluto presencia municipal ni autonómica obtiene unos resultados muy razonables, y de hecho va a condicionar el gobierno, para empezar, del ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid, y de varias comunidades autónomas. Pero como es verdad que ha caído en esa trampa de “nos vamos a salir porque llenamos pabellones”, luego la realidad es que España es un país grande, complejo y vota mucha gente, de modo que aunque llenes un pabellón polideportivo eso no significa que vayas a ganar unas elecciones.

¿Por qué se hunde tanto Podemos?

Creo que hay dos o tres factores clave para explicar lo que le está pasando a Podemos. Uno, sus líos internos, que es algo que sus electores no suelen tolerar bien. Cuando hay lío en un partido, una parte del electorado se va. Segundo, da la sensación, al menos con los datos de Madrid y algún otro sitio, de que en la pugna que hubo en Vistalegre entre la transversalidad de Errejón y digamos la pureza de Pablo Iglesias, los electores prefieren la transversalidad, por lo mismo, porque en España no hay cinco millones de votantes de extrema izquierda, había votantes cabreados con el PSOE, votantes de izquierda, pero no en ese nivel. Y tercero, parece que de los alcaldes del cambio, que era su gran bandera electoral, solo se han mantenido los que se han alejado de su figura. Creo que errores de comunicación que ha cometido, como el tema del chalé, por ejemplo, le han pasado mucha factura entre sus bases.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja