Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
18 NOVIEMBRE 2019
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Agustín Domingo Moratalla

"El 'sanchismo' consolida de la estrategia socialista más 'líquida'"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 3  31 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 3  31 votos

¿Cómo ve el resultado del PSOE, qué significa?

El resultado lo veo con cierta preocupación por un doble motivo. Primero porque a nivel interno se acallan las críticas al “sanchismo”, lo que significa la consolidación de la estrategia más “líquida” de las huestes socialistas, y a nivel externo la debilidad de un centro derecha acomodaticio al nuevo diseño institucional de los grupos parlamentarios. Además, hay una generación de nuevos líderes socialistas instalados en cierto pragmatismo posmoderno líquido que en lugar de sentirse orgullosos de la historia de España, en lugar de repensar las condiciones laborales de los trabajadores, evitar el paternalismo en políticas sociales y fortalecer estrategias de responsabilidad cívica, refuerzan el estado asistencial electoralista, presumen de cultura individualista y minusvaloran (por no decir desprecian claramente) el hecho religioso en los espacios públicos de deliberación o construcción cultural. El resultado es fácil de entender; más estado asistencial, más impuestos, más atomismo moral, menos sociedad civil, menos vida familiar, menos estímulo e incentivo al esfuerzo, la excelencia y el ahorro familiar. Mala noticia para el profesional esforzado que se verá devorado por los impuestos y buena noticia para el asalariado o simple empleado que tendrá trabajo para “ir tirando”.

¿La del PP es una dulce derrota?

Casado ha salvado los muebles y el partido tiene que acomodarse a la nueva situación. Y este será el problema, si se conforma con los resultados y se acomoda a cierta travesía del desierto. No le ha dado tiempo a reformar el partido y renovar las bases, se ha ido fiando de unos y otros según las circunstancias para cerrar las listas electorales pero faltan ideas, propuestas, valores, orgullo y sentido de la tradición política.

El PP tiene la costumbre de despreciar al militante de toda la vida, al cuadro medio que lleva toda la vida levantando la persiana del local, al ciudadano medio que se siente identificado con la tradición del centro derecha y al profesional que históricamente lo ha votado o colaborado con él. El partido ha instrumentalizado a cientos de excelentes profesionales a los que una vez cesados los ha tirado a la papelera, no ha generado tradición ni capital social propio. A veces han presumido de fichar a un comunista, o socialista o liberal y han despreciado a su propia gente liberal, democristiana o conservadora. Era más fácil triunfar en el PP habiendo sido socialista o comunista que siendo socialcristiano de toda la vida. El votante medio y el profesional medio del centro derecha español está siendo maltratado por estos partidos de centro derecha. Sus líderes no están a la altura moral de sus votantes y militantes. Les falta fe en su tradición.

¿Qué camino debería recorrer el partido de Casado para recuperarse?

Para recuperarse debería recorrer el camino de la memoria, del estudio, de los valores y de las tradiciones políticas que alimentan a los ciudadanos que pueden votarles. Falta sentido de la tradición y promoción de la excelencia. No seduce a los buenos profesionales, falta relato coherente, moral, de equipo y sentido de las tradiciones políticas que articula como marca. Aunque la marca PP da síntomas de agotamiento, sería importante mantenerse como viejo partido conservador rejuvenecido sin complejos. Los líderes actuales tienen que mirarse menos al ombligo, ser menos narcisistas, preocuparse menos de su nómina partidista y atender más a la sociedad civil. Mientras no trabajen los niveles prepolíticos, culturales y cívicos estarán desvigorizados y moralmente anémicos.

¿Debería pactar Ciudadanos con el PSOE y jugar un importante papel como “bisagra”?

Ciudadanos pactará cuando lo necesite y no habría que alarmarse por ello. La historia de Ciudadanos como partido es importante para saber que puede pactar con unos en un sitio y con otros en otro. El escrúpulo moral que han mostrado en la campaña luego se modela o modula a las circunstancias. Y no deberíamos sorprendernos por eso. Hay buenos profesionales despreciados por el PP y el PSOE que pueden ponerse al servicio de la ciudadanía con esa marca. Ciudadanos ha recuperado muchas personas con vocación política y calidad profesional que estaban hartos, ninguneados o minusvalorados por los “aparatos” correspondientes de PSOE y PP. Esto es muy bueno para la calidad de vida institucional.

¿Tienen razón al afirmar que Sánchez no es de fiar?

Claro que tienen razón, Sánchez no es de fiar, ahí está su trayectoria dentro y fuera del PSOE. Ya veremos las próximas semanas.

¿Cómo valora la irrupción de Vox?

Lo valoro positivamente por varias razones. Primero porque muchos desencantados tradicionales del PP estaban cansados de tanto líder acomplejado que reproduce la líquida moral de lo políticamente correcto. Segundo porque introduce cierto aire fresco en los espacios públicos de deliberación apelando a valores, principios, tradiciones y elementos olvidados entre las élites políticas tradicionales. Tercero porque canaliza las inquietudes de ciertos ciudadanos que ya se sentían fuera del sistema democrático y ahora tendrán que acomodarse al marco institucional. Esta valoración positiva de su presencia y lo que significan sus propuestas no se ha hecho de la mejor forma posible. No se han dado cuenta de que los valores y tradiciones que representan se defienden mejor de una manera menos simplificadora y reactiva. Además, muchos candidatos locales o autonómicos no están a la altura de sus votantes.

¿Por qué se hunde tanto Podemos? ¿Tiene que ver, aparte de cuestiones de liderazgos, con la decepción de un partido que se presentaba como una respuesta mesiánica desde aquel “El cielo se toma por asalto”?

Podemos se hunde por la falta de calidad moral de sus líderes, por sus incoherencias y por la falta de credibilidad o solidez en sus propuestas. No saben Derecho, lo confunden con la Sociología. La vida política en una democracia liberal requiere responsabilidad y seriedad porque los ciudadanos no son tontos. La vida institucional requiere personas que respeten la ley, formadas, capacitadas, con experiencia humana y cultural, con cierto don de gentes, una mínima altura moral (aunque sea muy mínima) y cierta capacidad de servicio. Además, muchos de los que animaron las movilizaciones de “Democracia real ya”, el 15-M y dieron lugar a las mareas y confluencias, ya pueden vivir de la política (sin necesidad de “vivir para” ya “viven de”, en terminología de Weber). Varios animadores de aquel populismo ya están en el Congreso, el Senado y viviendo de los sueldos públicos convirtiéndose en parte de las “élites extractivas” que criticaban.

La gente de IU y los comunistas democráticos (si es que es posible el término después del eurocomunismo) son más serios y generan más confianza que estos maquiavélicos advenedizos. Quizá IU no se reponga del golpe y la izquierda española lo lamentará en el futuro. Aunque ya hay varias tesis doctorales sobre el fenómeno de Podemos en la historia de los populismos, la política del siglo XXI exige profesionales cualificados, con determinadas convicciones morales firmes y generadores de capital social o confianza cívica. El “pueblo” es una categoría política muy seria como para no dejarla en manos de políticos populistas que lo consideran un “significante vacío”.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja