Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
20 SEPTIEMBRE 2020
Búsqueda en los contenidos de la web

A través de la pantalla

Lola Martínez | 0 comentarios valoración: 2  16 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  16 votos

Israel ha vivido en las últimas semanas una intensa polémica porque una cuenta de Instagram, a nombre de un personaje ficticio, ha sido utilizada para contar en primera persona la historia de la Soah. Historias de Eva relata en primera persona –llena de etiquetas y emoticonos– la experiencia de una adolescente húngara conducida a las cámaras de gas en 1944. Las imágenes de @Eva.Stories en Instagram aspiran a mantener vivo ese recuerdo entre los nacidos en el actual milenio. Los partidarios aseguran que hay que utilizar las nuevas formas narrativas y los detractores aseguran que es un proyecto digital que, en su opinión, menosprecia a la juventud israelí.

“Una cuenta ficticia en Instagram de una chica asesinada en el Holocausto no parece el modo más correcto de contar las historias. Las historias de EVA reflejan hasta qué punto Istagram está cambiando las cosas. Pero el cambio de esta red social con 1.000 millones de seguidores es más profundo. Son ya muchos los que viajan y viven para poder colgar buenas fotos. Todavía no ha cumplido 10 años y esta app de fotografías y vídeos nacida en octubre de 2010 ya se ha convertido en el medio de comunicación dominante para muchos jóvenes.

Y esto ha cambiado la vida de muchos; según un estudio de Booking, el 21% de los viajeros españoles prefiere alojarse en establecimientos atractivos que puedan fotografiar y mostrar en redes sociales, el 19% aspira a convertirse en influencers viajando y el 13% busca alojamientos similares a los que escogen sus ídolos. Pero no solo eso: en la era del postureo un 7% de los viajeros españoles ha preferido publicar una foto más favorecedora de un viaje anterior en lugar de una tomada en el viaje que estaba haciendo; un 6% ha utilizado una foto de un alojamiento en el que no había estado. El esfuerzo por descubrir la cultura, la forma de vida o las gentes de un lugar ha dejado paso a montones de viajeros que hacen cola para inmortalizar el atardecer más codiciado sin tratar de conocer lo que están viendo.

Todos somos contadores de historias y cualquier herramienta que lo permita es buena. Otra cosa es que nos haya cambiado la mirada. Vamos súper preocupados por hacer la foto perfecta y terminamos viviendo a través de la pantalla del teléfono.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja