Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
6 DICIEMBRE 2019
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Antoni Fernández Teixidó

"Es imprescindible rehacer el catalanismo político"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  17 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  17 votos

El exdiputado autonómico y expresidente de Lliures cree que la situación actual pone de manifiesto la división entre el bloque independentista, “aunque ellos no han perdido su objetivo último que es la independencia”.

¿Cómo valora la situación actual en Cataluña a raíz de la sentencia del procés?

La reacción que se ha producido en Cataluña era de esperar. Aparte de que pueda preocuparnos por el alcance que ha tenido pero para algunos de nosotros no ha constituido ninguna sorpresa. Es más, reiteradamente habíamos avisado de la importancia que tenía para el independentismo la respuesta a la sentencia, fuera cual fuera el dictamen. Independientemente de lo más o menos severa que hubiera sido la sentencia hubiera producido igualmente una revuelta en los términos que se ha producido y todavía queda mucho camino por andar. El independentismo lógicamente sabía que tenía que esperar esa respuesta para tratar de soldar sus filas y tratar de aparcar sus diferencias. La pregunta es: ¿lo ha conseguido? No.

Entonces, ¿está siendo un factor de desunión dentro del independentismo?

Está siéndolo.

¿Por qué?

Porque las dos fuerzas principales del independentismo tienen, ahora mismo, visiones e intereses distintos con respecto a lo que conviene hacer en Cataluña. Y además las organizaciones de bases, que le dan apoyo, tienen también perfiles distintos. De manera que nos encontramos con un partido como la ERC cuya dirección, insisto en lo de la dirección política, tiene un rumbo más sosegado y moderado, y en cambio JxC y la CUP junto con las organizaciones de base del independentismo preferirían un ritmo más acelerado y, por tanto, con más riesgo y con un desenlace más incierto.

La primera constatación que percibimos es que todo este proceso nos enfada muchísimo y daña las relaciones entre las personas, sean de la ideología que sean. ¿La prioridad en Cataluña debería ser recuperar la amistad cívica?

No sé si ahora mismo esa es una aspiración “buenista”. La consecuencia fundamental del procés es que una parte muy importante de la ciudadanía en Cataluña se opone abiertamente a la ley y desdeña abiertamente la Constitución, quiere la ruptura con el estado español y justifica políticamente medios y fines. Yo creo que esa es la consecuencia fundamental. El corolario de esta consecuencia es el que usted apunta, pues, posiblemente. Pero no va a haber una declaración que vuelva a la paz y al espíritu de los contendientes sino que habrá que buscar medidas políticas que favorezcan esta aspiración que usted me trasladaba.

Sin embargo, parece necesario un cambio que debe surgir más desde abajo (sociedad civil) hacia arriba (dirigentes políticos). No todos los independentistas van quemando contenedores…

Por supuesto, sino que el grueso de los independentistas no hace eso, pero esa es una cuestión de segundo orden. La cuestión de primer orden es: ¿qué políticas han desembocado en los actos que hemos vivido estos días? Pues las políticas que ha corporizado el independentismo. ¿Quiere el independentismo quemar una sola rueda? Pues por supuesto que no pero cuando apoyas o toleras o lideras una dinámica de estas características sabes que, en definitiva, puede desembocar en una situación como la que estamos viviendo en Cataluña.

Decía estos días Valentí Puig en un artículo en El País que lo mejor del catalanismo de Tarradellas se había perdido lamentablemente. ¿Lo ve así también?

Estoy de acuerdo con él, pero tengo una diferencia con mi buen amigo Puig. Para él rehacer el catalanismo político es una tarea, probablemente, imposible. A mí me parece que es la única tarea que es imprescindible.

También Puig dice que el independentismo busca la ruptura sin alternativa.

Al final todo vale y hay una justificación de medios y fines que sencillamente los liberales y demócratas no podemos asumir.

Que un nacionalista diga “nuestros hijos están tirando piedras en la calle” ¿podría ser un punto de inflexión para que los padres reflexionen acerca de qué hemos hecho con nuestros hijos?

No tengo muchas esperanzas sobre este punto. Creo sinceramente que no es pesimismo sino lucidez.

A nivel personal, ¿se han sentido estimados desde fuera de Cataluña? ¿Quizá haya faltado un proyecto más ilusionante desde el resto de España?

Yo he trabajado por un proyecto de España y por un proyecto de Cataluña dentro de España en la mayor parte de mi vida política. He sido diputado en las Cortes, he sido diputado en el parlamento de Cataluña, he militado en partidos de amplio espectro como CDS y Convergencia, y claro que hemos tenido un proyecto ilusionante. Y quiero decir una cosa más. Los catalanes durante muchos años hemos sido queridos y respetados en el resto de España pero estos últimos años hemos buscado, y además con denuedo, que muchos nos detesten. Si me lo permite es relativamente comprensible porque si usted desde España va recibiendo continuamente inputs de que lo que queremos es irnos, abandonar España y no tener trato con España, pues la gente va sintiendo una antipatía. Es normal. He viajado por España durante años haciendo política y sin hacer política, y siempre he tenido el respeto de mis conciudadanos pero esta simpatía se ha perdido, desde luego que sí.

Desde algunos sectores se propone buscar alguna fórmula para un nuevo encaje jurídico para Cataluña en España. ¿Esto podría saciar al independentismo o son insaciables?

Bueno, ese es el debate. Yo en esta cuestión soy bastante escéptico. En última instancia el nacionalismo es independentista. En última instancia el nacionalismo como el que vivimos en Cataluña no va a renunciar a la independencia y es un tema que va a durar y que viene durando y que va a seguir presente. Un nacionalista consecuente es un independentista.

Solo me queda expresarle que conserva mi simpatía.

También tiene usted la mía.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja