Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
6 DICIEMBRE 2019
Búsqueda en los contenidos de la web

Ante un escenario de ingobernabilidad

Pedro G. Cuartango | 0 comentarios valoración: 2  20 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  20 votos

El articulista del diario ABC, una de las mejores plumas del periodismo español actual, comenta el manifiesto de CL con motivo de las elecciones generales.

A unos pocos días de las elecciones, hay razones para sentirse preocupados porque las encuestas arrojan un escenario de ingobernabilidad. La repetición de los comicios no sólo no va a servir para perfilar una mayoría parlamentaria sino que, según los sondeos, va a perpetuar la fragmentación política que paraliza la acción del Gobierno desde hace cuatro años. No parece que la decisión de Pedro Sánchez de forzar nuevas elecciones vaya cambiar la situación.

Estoy de acuerdo con el manifiesto de Comunión y Liberación y creo que hoy es más necesario que nunca un gran pacto entre los partidos constitucionalistas para resolver los grandes problemas que lastran nuestro futuro. Entre ellos, hay que consolidar el sistema de pensiones, luchar contra la desigualdad y reformar la educación.

Dice el manifiesto que hay que “ir más allá de la propia ideología y sentarse a hablar”. Es un planteamiento oportuno y acertado porque existe un cainismo en la vida política española que impide llegar a acuerdos de Estado. Los dos principales partidos, PSOE y PP, mantienen un fuerte antagonismo que resulta artificial.

Pero hay en el manifiesto una invocación al diálogo con el mundo independentista que no comparto o, mejor dicho, que me gustaría matizar. El nacionalismo es una gran amenaza para la convivencia en Europa, como acaba de recordar Jean Claude Juncker en su discurso de despedida.

El nacionalismo provocó dos guerras mundiales en el siglo pasado y acarreó consecuencias trágicas que no debemos olvidar. Por tanto, hay que combatirlo políticamente porque niega la igualdad esencial de los hombres y pone el acento en algo tan peligroso como la identidad colectiva.

No creo que se pueda “restablecer la convivencia” mediante un diálogo con quien ha fracturado la sociedad y quiere imponer por la fuerza el derecho de autodeterminación. Y no creo que se pueda tender la mano a los violentos que insultan a quienes no comparten sus ideas, levantan barricadas en la calle y cortan las carreteras y las vías.

Por tanto, es imposible “construir juntos” con quien quiere dividir, no podemos sumar con quiere restar y no podemos sentarnos con quien pretende destruir el régimen democrático que tanto nos costó conseguir.

Finaliza el manifiesto con la idea de “poner en el centro la humanidad que nos une”. Bellas palabras que comparto, pero que no pueden hacernos perder de vista que hay ideologías y movimientos en Europa que quieren devolvernos a un enfrentamiento tribal que se aleja de los valores del humanismo cristiano. En su nombre, no al independentismo y no al populismo, que resucitan unos fantasmas que creíamos desaparecidos para siempre.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja