Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2019
Búsqueda en los contenidos de la web

A tres día del voto

Lola Martínez | 0 comentarios valoración: 2  19 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  19 votos

España no tiene problemas económicos serios y si los tiene el PSOE es el mejor partido para resolverlos. La situación en Cataluña está controlada porque el Gobierno de Sánchez es muy eficaz. Sánchez tiene mano firme con el independentismo. Esto son los tres mensajes que con gran urgencia tiene que colocar el candidato Sánchez de aquí al domingo porque las encuestas no le son favorables. Desde el lunes no se pueden publicar encuestas pero, como es habitual, el Periódico de Andorra está dando a conocer las suyas, y ese sondeo dice que los socialistas no mejoran, que pueden tener entre 115 y 120 diputados, por debajo de lo que le daba la media de las encuesta hasta el lunes, que eran 125.

Por eso Ábalos ha dicho que el paro ha aumentado porque hay más confianza en encontrar un trabajo, por eso Marlaska ha dicho que las protestas contra el Rey fueron "mínima oposición". Y por eso en el debate del lunes Sánchez prometió recuperar el delito por referéndum ilegal que suprimió Zapatero y por eso también en el debate prometió que traería de vuelta a Carles Puigdemont. Una promesa que no está en su mano cumplir porque depende de que la justicia belga ejecute la nueva euroorden. Por nerviosismo o por banalidad política, o por las dos razones, Sánchez ha asegurado que si la fiscalía ha pedido al juez que reactive la euroorden es porque la fiscalía está a sus órdenes. “Yo soy el que mando. Y yo voy a traer a Puigdemont”. A Sánchez le ha dado lo mismo contradecirse, le ha dado lo mismo faltar a la verdad, le ha dado lo mismo poner en peligro la euroorden. Hay que ganar votos como sea. Hace unos meses el propio Sánchez, en relación al caso de desobediencia de Torra, defendía justo lo contrario, que la fiscalía era independiente.

¿La fiscalía es dependiente o independiente del Gobierno? Los fiscales desde luego no toman una u otra decisión porque les llamen de Moncloa. Al fiscal general del Estado lo nombra el Gobierno y el Gobierno tiene mucha mano en el Consejo Fiscal. Pero la fiscalía española es la más autónoma de toda la UE. No tiene una dependencia jerárquica, tiene una relación orgánica, pero no una dependencia funcional de lo que le diga el Gobierno. Además en España el fiscal tiene el contrapeso del juez de instrucción que compensa cualquier filiación política del fiscal. La actual fiscal general del Estado, la fiscal Segarra, ha dado prueba de independencia. Sánchez con estas declaraciones puede provocar que la justicia belga diga que no hay separación de poderes y que al final no nos manden a Puigdemont.

Mientras Sánchez se equivoca, el líder de Ciudadanos intenta entrar en el partido. Rivera lo tiene difícil porque hasta hace unos días la mitad de sus votantes eran indecisos y, según la media de las encuestas, el partido naranja puede pasar de los 57 escaños de abril a 22, pasando de la tercera posición a la quinta. Rivera ha defendido un pacto con el PP en un mes si suman. Rivera se ha mostrado dispuesto a formar, si gana Sánchez, una especie de tripartito con el PP y los socialistas, pero en la sombra. Se trataría no solo de facilitar la investidura sino de llegar a acuerdos para dar estabilidad a la legislatura, para aprobar, por ejemplo, los presupuestos.

Una especie de tripartito en la sombra. No está mal el nuevo giro de Rivera que el lunes en el debate criticó el bipartidismo del PP y del PSOE y el impuesto de la corrupción con que han castigado a los españoles.

En realidad el giro de Rivera, empujado por las encuestas, se produjo en la última semana de la legislatura, a mitad de septiembre, cuando faltaban horas para que venciera el plazo de una investidura. Fue un giro inverosímil porque Rivera exigía a Sánchez, para la abstención, disolver el Gobierno de Navarra que se acababa de formar. Y lo hacía después de meses negándose a aceptar la tarea que le habían asignado los electores: ser un partido bisagra. El pasado mes de abril Rivera quiso ser víctima de un espejismo, pensó que sus 57 diputados, frente a los 66 del PP, le ponían muy cerca de liderar la oposición. Y persistió en el error tras el resultado de las elecciones municipales y autonómicas. Errar es humano, persistir en el error es diabólico, también en política. Con todo, el tripartito en la sombra que propone Rivera quizás va a ser la única solución. Solo hace falta que Sánchez se dé cuenta de que no puede ser gratis.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja