Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
30 SEPTIEMBRE 2020
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Abel Hernández

'El Gobierno de gran coalición reduciría unos años los extremismos y enfrentamientos'

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  59 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  59 votos

El periodista apuesta decididamente por un entendimiento entre el PSOE y el PP ya que "el acuerdo es imprescindible, se forme el Gobierno que se forme, en los grandes asuntos de Estado y en las grandes reformas".

A pesar de las evidentes contradicciones del presidente del Gobierno, el PSOE ha sido el partido que más votos ha recibido en las dos últimas elecciones. ¿Por qué? ¿Ha conseguido el PSOE mostrar una imagen, ya sea ficticia o real, de moderación y modernidad?

Lo que ha conseguido con seguridad es mostrar al electorado la imagen deformada de la derecha, poco menos que en manos de los extremistas de Vox. Esta ha sido, y sigue siendo, la clave de su propaganda: el miedo a la ultraderecha y a los compromisos del PP y Ciudadanos con ella. Todos en el mismo saco. Las poderosas terminales mediáticas de la izquierda han contribuido a esta deformación, y en eso siguen. A pesar de todo, Pedro Sánchez sufrió el 10-N una evidente derrota moral: perdió tres escaños en el Congreso, 750.000 votos y la mayoría en el Senado. Además en la campaña ofreció, en efecto, una falsa imagen de moderación. Le quitaba el sueño la idea de pactar con Unidas Podemos y se mostraba radicalmente enfrente de los separatistas catalanes a los que no haría ninguna concesión. Mucha gente se lo creyó. Y ahí anda el hombre intentando formar Gobierno con los que había repudiado.

¿Qué valoración le merece el acuerdo del PSOE con Unidas Podemos?

Me produce una fuerte inquietud, tanta como le producía a Sánchez hace menos de un mes sentar a Pablo Iglesias en el Consejo de Ministros, con todos los “poderes fácticos” en contra. Unidas Podemos es el heredero del Partido Comunista, enemigo declarado de la Monarquía parlamentaria y de la Constitución del 78 y defensor de la autodeterminación de Cataluña y del País Vasco. Suficientes motivos para la preocupación. Sin contar su influencia en la política económica y social, que puede ser funesta, con una crisis en puertas, para la confianza de los inversores y el pulso de la recuperación.

“El pacto de la izquierda con los nacionalistas es una contradicción y no puede traer nada bueno”

¿Es el acercamiento a ERC un suicidio político para el PSOE?

Con Pedro Sánchez al frente, el PSOE está apostando fuerte por la autodestrucción. Desde luego, sus acuerdos con los separatistas catalanes y vascos se corresponden con una tendencia, sobre todo desde Zapatero, a uncir su suerte a ellos de forma suicida. En este caso, dependerá del alcance de los compromisos. Para los observadores más críticos, es una amenaza a la pervivencia de España. Personalmente no voy tan lejos. El pacto de la izquierda con los nacionalistas es una contradicción y no puede traer nada bueno.

¿Es la irrupción de Vox algo coyuntural?

Me parece que ahora mismo su pervivencia depende en gran manera de la evolución de la crisis catalana. Su exacerbación es, según todos los datos conocidos, lo que le ha proporcionado la llamativa subida última en las urnas, además de la exhumación de Franco. Lo que estamos comprobando hasta ahora es que los nuevos partidos tienen un despegue espectacular y una caída en picado. Ahí está Ciudadanos y ahí está Podemos. Veremos. De la reagrupación de la derecha depende en gran manera el futuro político de España. Sin Vox, Pablo Casado estaría ahora mismo intentando formar Gobierno.

“La mayor parte del electorado está en la moderación”

¿Es posible en España ser un partido de centro y no morir en el intento?

Parece difícil, dada la tensión dialéctica de la política española. Mandan los partidarios de los enfrentamientos y las descalificaciones. Algunos políticos, más que adversarios, parecen enemigos. Se da la paradoja de que la mayor parte del electorado está en el centro, en la moderación. Yo mismo me considero centrista por convicción. Pero es verdad que los partidos de centro no resisten mucho tiempo el pluralismo interno imprescindible, se dividen, se disgregan y desaparecen.

¿Debería el PP tomar la iniciativa y proponer un pacto a Sánchez donde negociar, por ejemplo, la abstención del partido de Pablo Casado a cambio de evitar un Gobierno del PSOE con Unidas Podemos y llegar a acuerdos sobre algunas pocas cuestiones esenciales para el Estado?

Personalmente soy partidario en las presentes circunstancias nacionales -crisis catalana, crisis europea, probable crisis económica- de un gran Gobierno de coalición PSOE-PP-Cs, para salir del atolladero. Un Gobierno sin Sánchez, cuyo crédito está por los suelos. Hoy Pedro Sánchez no es la solución sino el problema. Debería tenerlo en cuenta el Rey y también los responsables históricos del PSOE. Pero esto es como pedir peras al olmo. ¿Cómo va a proponer nada Casado si el presidente en funciones ni siquiera se pone al teléfono? En todo caso, el acuerdo es imprescindible, se forme el Gobierno que se forme, en los grandes asuntos de Estado y en las grandes reformas.

“Hay, en efecto, demasiados cordones sanitarios”

Existe una derecha que no considera legítima a la izquierda y una izquierda que tampoco considera legítima a aquélla. En el fondo Sánchez y Casado son hijos de esta mentalidad. Esto traiciona la herencia que nos legó la Transición. ¿Habrá alguna vez paz PSOE-PP?

Hay, en efecto, demasiados “cordones sanitarios” y vuelven de vez en cuando recuerdos guerracivilistas que parecían olvidados. El Gobierno de gran coalición, en contra de lo que algunos piensan, reduciría en unos años los extremismos y enfrentamientos que ahora dominan el tablero. Y los políticos recuperarían el respeto y consideración perdidos.

Un tercio del Congreso lo componen partidos independentistas, antisistema, euroescépticos, anticonconstitucionalistas… ¿Está en riesgo el “régimen del 78”?

Desde luego, no está seguro. Está más amenazado que nunca. Algo se ha hecho mal para que pase esto, empezando por la actual Ley Electoral y por el abandono de las instituciones del Estado de Cataluña y del País Vasco. Es preciso impulsar el rearme moral del Estado y el verdadero patriotismo. A pesar de todo, España resistirá, sin duda.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja