Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
10 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Señorías: hablemos de SIDA

M. Medina

Por ejemplo, en una de esas chabolas rodeadas de basura de los suburbios de Kampala, sin agua potable,  en la que una madre de tres hijos se deja morir después de que su marido le haya infectado. Pronto esos hijos se sumarán a esa infra-clase social integrada  por los  huérfanos del SIDA. En los 11 países del planeta donde hay más SIDA, sólo un 15 por ciento de los huérfanos están viviendo en hogares que reciban algún tipo de asistencia médica, económica o psicosocial.

¿Qué está dando resultado en la lucha contra la enfermedad? Según el Informe de ONUSIDA de  2008, en algunos de los países más afectados, como Ruanda o Zimbabwe, se ha conseguido reducir el número de nuevas infecciones debido a un cambio en los comportamientos sexuales. Entre esos cambios se describen el retraso de la iniciación sexual, reducir el número de parejas sexuales y en tercer lugar, el uso del preservativo entre personas con múltiples parejas. Edward Green, el director del "Proyecto de Investigación sobre la Prevención del SIDA" de la Universidad de Harvard, autor de Prevention, es crítico con las fórmulas de la OMS. Green defiende que es necesario un cambio de métodos.

En National Catholic Register  hace un mes aseguraba que "los investigadores han encontrado escasas pruebas de que los condones vayan a reducir las tasas de infección por VIH y las muertes por SIDA en epidemias extendidas por toda la población, como es el caso del África subsahariana". Green insiste en que es necesario un cambio de conducta. Y explica que en África muchos hombres y mujeres tienen relaciones de larga duración con dos o más parejas regulares. Por ejemplo, en Botswana, donde hay más infectados, el 43 por ciento de los hombres y el 17 por ciento de las mujeres encuestados tienen dos o más parejas sexuales. "Estas parejas sexuales se engranan -explica Green- hasta que el resultado es una red invisible y extensa de relaciones a través de las cuales el virus del SIDA se difunde".

En Uganda, donde el Gobierno se empeñó en la estrategia ABC (Abstinencia, Fidelidad y el uso de preservativos en tercer lugar), los resultados de la lucha contra el SIDA han sido notables. El debate está abierto y cada vez se hace más evidente que la lucha contra la enfermedad tiene que ver con los hábitos, es decir, con la educación. No basta con recetar desde Occidente fórmulas mágicas, es necesaria una implicación. ¿Y qué es lo que pretenden algunas señorías en España? Cerrar la discusión que Benedicto XVI ha abierto recurriendo a la  censura de lo políticamente correcto. Ya sucedió cuando el Papa habló de religión y de violencia o cuando entró en el laberinto de una razón postmoderna claustrofóbica. Hablemos de SIDA. Hablemos de todo.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP