Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
11 JULIO 2020
Búsqueda en los contenidos de la web

Abandonar el campo embarrado

Lola Martínez | 0 comentarios valoración: 2  17 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  17 votos

Ya tenemos presidente del Gobierno, pero no tenemos Gobierno. Este miércoles Felipe VI en broma le ha dicho a Pedro Sánchez, tras la promesa de su cargo, que la toma de posesión “ha sido rápida, simple y sin dolor”, a lo que ha añadido que “el dolor viene después”. A lo mejor no era en broma. El dolor de después ya ha empezado: se nota en los esfuerzos para marcar el terreno perdido frente a Podemos. Carmen Calvo el sábado decía en el Congreso que había que darse prisa en formar el Ejecutivo. Ahora la formación de Gobierno se pospone hasta la semana que viene. Sánchez, como en otras ocasiones, pliega las instituciones a sus necesidades personales: en este caso marcar terreno frente a Podemos. Así arranca esta legislatura, con el socio principal intentado recuperar el terreno ya perdido frente a un Iglesias que le ha comido la merienda a Sánchez, que le ha hecho la agenda económica e ideológica. Iglesias selecciona las políticas, Iglesias hace el discurso e Iglesias anuncia los pasos a dar. No va a ser fácil lo del Gobierno de coalición.

Siempre quedará la solución adoptada durante el debate de investidura. Hacer oposición de la oposición. La fórmula está ensayada. Sánchez convirtió el debate de investidura en un ataque a la oposición para no tener que explicar qué había pactado con ERC. Es una estrategia hábil porque obliga a la oposición a jugar en un campo que Sánchez controla. Y así siempre se gana. Los términos del debate están invertidos, es la oposición la que tiene la culpa de todo. También Iglesias nos dio la clave de lo que va a hacer al anunciar que van a ser atacados por lo que son, no por lo que hacen. Este va a ser un Gobierno identitario: tan pronto como se juzgue su gestión se presentará como una víctima de la derecha, del IBEX 35, del patriarcado, de los antiprogresistas y de los autoritarios. Este Gobierno tiene como gasolina la polarización de los extremos. Hay que abandonar el campo embarrado. La oposición política y la oposición de la sociedad civil que no quiera verse arrastrada por la polarización del Gobierno va a requerir inteligencia, sangre fría, razones y y no sentimientos exaltados, ganas de construir más que discutir.

Las cosas importantes se resuelven viviendo, haciendo. Por eso es el momento de que la sociedad española tome el protagonismo para mostrar que es más lo que nos une que lo que nos separa, que por encima de diferencias ideológicas podemos construir juntos.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja