Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
26 FEBRERO 2020
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Pedro G. Cuartango

"Europa ha sufrido una amputación"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  21 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  21 votos

El periodista analiza para paginasDigital.es la actualidad política marcada por el Brexit y el encuentro del ministro Ábalos con Delcy Rodríguez, entre otros asuntos.

Estamos ante el hecho histórico de la salida del Reino Unido de la UE. ¿Qué lecciones debería sacar Europa de este hecho?

La salida unilateral de Gran Bretaña de la UE debilita a las dos partes. Europa es más débil sin Gran Bretaña porque es un país muy implicado en la historia de nuestro continente, por su potencial económico, por lo que representa como primera democracia liberal del mundo. Por tanto, Europa ha sufrido una amputación. Pero también creo que Gran Bretaña tiene mucho que perder, y no solo porque pueda perder el acceso al mercado único o una serie de ventajas comerciales, sino también porque creo que una Gran Bretaña aislada, fuera de Europa, será mucho más débil y estará más sometida a los intereses de Estados Unidos, que es su gran aliado.

Con el Reino Unido fuera, ¿Europa podrá quitar el “freno de mano” de los ingleses?

Yo era periodista cuando las cumbres del 12+1 y Margaret Thatcher siempre se quedaba fuera de los acuerdos. Gran Bretaña ha sido una rémora, de eso no hay duda, pero no hay nada positivo, no creo que Europa pueda avanzar más rápidamente sin Gran Bretaña. La salida de Gran Bretaña produce un impacto muy negativo en la medida de que es el primer país que se va. Queda la fuerza simbólica del hecho de que se ha ido, y eso objetivamente debilita la cohesión de la UE. Soy escéptico respecto a que se pueda avanzar más rápido sin Gran Bretaña porque hay otros países, como Polonia, los países bálticos, Hungría, incluso ahora Italia, que también pueden ser un lastre.

“La posición del Gobierno respecto a Venezuela es tremendamente ambigua”

Mucho se ha escrito en prensa sobre el encuentro del ministro Ábalos con Delcy Rodríguez. ¿Es tan grande la influencia de Podemos en el Gobierno como para que el presidente no reciba a Juan Guaidó?

El problema del episodio de Ábalos y Delcy Rodríguez es que no se ha explicado. El Gobierno ha dado seis explicaciones distintas. El propio Sánchez ha dicho que fue para evitar una crisis internacional, ¿pero qué crisis? No lo han explicado. Estos sucesos han pasado hace ya tiempo y seguimos sin tener ninguna explicación. Ese es el problema, cuando un Gobierno no es transparente, cuando se niega a explicar algo de tanto relieve como lo que pasó en el aeropuerto de Barajas. Entonces, no podemos opinar porque sencillamente carecemos de la información. Podemos pensar que lo que ha sucedido ha podido ser por influencia de Podemos, que ha podido ser determinante en el hecho de que Ábalos tuviera que ir al aeropuerto, pero no lo sabemos, es una pura especulación. Insisto en que lo esencial es saber lo que pasó.

Que Zapatero esté a favor del régimen de Maduro parece evidente pero no en el caso de Pedro Sánchez.

Lo de Zapatero está claro, no hay ninguna duda, lo estamos viendo. Ahora mismo está en Venezuela porque ha ido a mediar, no sabemos lo que va a mediar en una dictadura como la de Maduro pero Zapatero, y eso lo ha dicho el Gobierno, actúa por cuenta propia. La cuestión ahora es cuál es la posición del Gobierno, que es tremendamente ambigua.

Afirmaba usted en una columna reciente que “lo peor del Gobierno es jugar a deslegitimar a la oposición”. Sánchez juega a la trampa de “el que está contra mí es porque no es progresista”.

Exacto, eso es una trampa. Es muy fácil deslegitimar a tu adversario, eso ya te evita dar cualquier explicación de tu conducta. Basta con que pongas a tu adversario en una situación de inferioridad moral. Por tanto, todo lo que hace tu adversario cuando te critica lo hace con intereses torcidos, así que tú te sitúas en un plano moral superior y no das explicaciones. Y eso lo hace continuamente el Gobierno, lo hace continuamente Sánchez, lo hizo en la investidura continuamente cuando hablaba despectivamente de la bancada de la derecha.

Y frente a esto, ¿cuál debe ser el modo de hacer una oposición inteligente por parte del PP como principal partido de la oposición?

Sin estridencias, sin entrar en batallas a cuerpo. Creo que la oposición que debe hacer Casado, porque es el líder de la oposición, es una oposición tranquila, desmontando los argumentos del Gobierno, promoviendo pactos de Estado cuando sean necesarios. Creo que eso será más rentable electoralmente que estar continuamente en el cuerpo a cuerpo con Sánchez, porque en ese aspecto en el PSOE son maestros.

¿Ve una legislatura larga?

Creo que puede durar tres años o tres años y medio. No creo que se acabe, cuatro años es demasiado, pero tampoco creo que dentro de un año podamos ir a elecciones. Creo que eso no va a pasar, porque el Gobierno va a sacar los presupuestos adelante, los de este año y los del año que viene probablemente también, por lo que creo que va a tener como mínimo tres años para poder gobernar.

Ciudadanos celebrará el próximo mes su Congreso. ¿Cómo ve su futuro?

Muy pesimista. Ciudadanos está en un proceso de declive y descomposición irreversible. Evidentemente, Rivera perdió su gran ocasión este verano cuando, a mi juicio como el de muchas personas, tendría que haber facilitado la investidura de Sánchez con condiciones, tendría que haber pactado un gobierno de coalición, y dejó pasar la gran oportunidad. A partir de ahí, cuando las cosas van para abajo, es muy difícil dar la vuelta a la tendencia. Creo que Ciudadanos está condenado a desaparecer.

“Ciudadanos es un partido necesario pero desgraciadamente no ha estado a la altura de las circunstancias”

Sin embargo, ¿un partido bisagra no sería necesario en España?

Creo que es totalmente necesario un partido del perfil de Ciudadanos, como también era UPyD, con el que por cierto no fue capaz de ponerse de acuerdo para fusionarse. Estoy totalmente de acuerdo en que es necesario que haya una fuerza de centro en España que pueda pactar con el PP y con el PSOE, una fuerza política que enarbole la bandera de la regeneración, etc. Ciudadanos es un partido necesario pero desgraciadamente no ha estado a la altura de las circunstancias y yo soy pesimista. ¿En el futuro resucitará y volverá a tener la fuerza que tenía? Yo no lo creo pero es verdad que España necesita un partido del perfil de Ciudadanos.

¿Se empieza a generar un clima de crispación en la sociedad con este Gobierno en algunos sectores de la población?

Sí, existe un clima de crispación y es que este gobierno nació con un pecado original que no es tanto el acuerdo con Unidas Podemos, que estaba dentro de las posibilidades de la lógica política, sino la alianza con ERC, con el independentismo catalán. Sánchez ha cambiado de discurso prácticamente en el plazo de días y ha actuado haciendo lo contrario a lo que prometió en la campaña electoral, y está actuando prisionero de los intereses del independentismo. Por lo tanto, eso ha generado una gran frustración entre la gente que ha votado al PP o Ciudadanos y no digamos a los votantes de Vox que no entienden la forma de gobernar de Pedro Sánchez

Frente a esta polarización también hay una sociedad civil que construye.

Sin duda, hay una fractura cada vez mayor entre la clase política, elegida por mecanismo de selección adversa, con la sociedad. O sea, España tiene ingenieros, médicos, abogados, periodistas, arquitectos… brillantes. Hay una sociedad civil a la altura de lo que es Europa, debemos tener ningún complejo de inferioridad con Francia o Alemania. Aquí hay una sociedad pujante, culta, innovadora, con proyección hacia el mundo, pero esa sociedad civil cada vez está más distanciada de la clase dirigente política.

¿Por qué no se transmite este potencial humano a los partidos políticos?

Porque estos partidos políticos son entidades cerradas y muy sectarias donde se castiga a la disidencia, donde los mecanismos de selección de los dirigentes cada vez están más pervertidos. Los partidos políticos están enquistados en una realidad paralela y por tanto no es atractivo para ningún profesional brillante entrar en un partido donde no hay debate, donde el talento se castiga… Es que no hay ningún incentivo para dar el salto a la política. Al revés, cada vez uno está más espantado de lo que ve y se aleja de ese mundo.

Europa y la sociedad civil ¿pueden ser dos contrapesos frente a este Gobierno?

Sin duda, menos mal que estamos en Europa que nos impide hacer locuras en el aspecto económico y el Gobierno tiene que someterse a las líneas maestras que marca Bruselas en materia de déficit público, en cuanto a la liberalización de los mercados… Europa no nos permite hacer locuras. Luego es verdad que al final está la sociedad civil, los medios de comunicación, las instituciones, los sindicatos… que son un contrapeso.

“El principal efecto del procés es la fractura de la sociedad catalana”

¿Cómo puede evolucionar el desafío catalán?

¡Eso no tiene solución! Ha entrado en una dinámica de deterioro en la que no se ve la solución, si la tuviera la diría… francamente no veo la solución. Siempre digo que desde el año 2012, cuando empieza el procés en el que Artur Mas viene a ver a Rajoy, han pasado ocho años y las posiciones no solo no se han acercado sino que se han distanciado. Esa mesa de negociación entre la Generalitat y el Gobierno me parece condenada al fracaso porque las posiciones de partida son absolutamente distantes y no veo que el independentismo catalán esté dispuesto a aceptar la ley, a renunciar a la unilateralidad sino todo lo contrario. Por tanto, soy muy pesimista. Todo se soluciona en la vida menos la muerte pero pasaran muchos años, quizá décadas, hasta que se pueda arreglar.

¿Vamos a un choque de trenes?

Es lo que yo veo, es lo que hemos constatado en estos años con un enfrentamiento continuo, ya lo dijo Torra cuando Sánchez le visitó en Barcelona, dijo: “a mí solo me interesa hablar de dos cosas, la amnistía de los presos y el derecho de autodeterminación”. A partir de esos planteamientos los acuerdos son imposibles.

¿Será necesario sanar las heridas en las relaciones entre las personas para que luego pueda haber una solución política?

El principal efecto del procés ha sido la fractura de la sociedad catalana, hay muchas familias en Cataluña donde los familiares han dejado de hablarse, la sociedad catalana está rota y eso es extremadamente grave. Por eso digo que pueden pasar décadas para que se pueda recomponer la convivencia.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja