Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
2 DICIEMBRE 2020
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Ricardo Dudda

"Mucha gente piensa que la política ya no les habla a ellos"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  33 votos
Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  33 votos

Ricardo Dudda es autor de “La verdad de la tribu. La corrección política y sus enemigos” (Ed. Debate). Conversamos con el periodista de Letras Libres, que ve con preocupación una escenificación del conflicto creado de modo artificial que no se corresponde con la realidad.

En una columna reciente escribía que “el problema más importante no es Trump sino la causa y contexto que le llevan a la presidencia”. ¿Cuáles cree que son esas causas y ese contexto?

Lo que quería decir es que estos años los demócratas han pensado que el problema era solo Trump, que hemos vivido un tiempo que era una ilusión y Trump lo ha llevado al traste. Pero no es así. Desde 2008 hay un descontento muy grande. Entre las causas a las que me refiero está que la política se ha alejado mucho, se ha tecnocratizado muchísimo. Mucha gente piensa que la política ya no les habla a ellos, lo hemos visto en muchos sitios, detrás del voto populista en general. También hemos visto regulaciones que durante décadas han compartido republicanos y demócratas y que a parte de la población le ha venido muy mal, como la gestión que hizo Obama de la crisis con los rescates financieros, y muchos aspectos que han dejado a parte de la población fuera del relato. Eso no significa que los votantes de Trump fueran los más desfavorecidos, pero sí ha habido una especie de trasvase de la clase más baja hacia votos republicanos, al contrario de lo que solía suceder.

“Mucha gente estaba perdiendo su trabajo y los medios les obligaban a contentarse porque una mujer era candidata”

¿Se podría decir que personas no extremistas se han abrazado a opciones extremas?

Sí. Por ejemplo, en la izquierda estadounidense tenemos la campaña de Clinton, que libraba una batalla de guerra cultural, muy influida por una teoría posmoderna muy apoyada por universidades de élite que en cierta manera no estaba llegando a la población. Con la ayuda de los medios, construyó un debate sobre temas de género y raza, olvidándose un poco de cuestiones materiales y económicas. Mucha gente estaba perdiendo su trabajo y los medios les obligaban a contentarse porque una mujer era candidata, ¿pero de qué manera esto me ayuda? Luego está el declive del partido republicado, que ya no existe, que está totalmente a merced de Trump y ya veremos qué pasa. Había un pacto común de ambos partidos en que los dos querían mantener a EE.UU como ese estado de derecho, el país de la libertad, y el partido republicano ha tardado meses, pocos años, en convertirse en un partido pseudo-autocrático a las órdenes de un populista.

La gente corriente percibe una desconexión entre los problemas reales y la política.

También ocurre en España, donde tenemos a un presidente que en medio de una pandemia se pone a hablar de resiliencia, y cuestiones medio tecnocráticas. Es una cuestión tanto de derecha como de izquierda, del establishment liberal, de pensar que las cosas siguen igual después de la crisis de 2008, que la gente sigue queriendo el voto centrado, que hable de Europa y de progreso, pero la gente está más enfadada porque tenemos líderes que hablan de progreso y se apropian de la idea de progreso cuando no hacen nada por mejorar la situación de millones de personas. En EE.UU también ha pasado así, evidentemente con la ayuda de la polarización de los medios.

Es mucho más complejo pero sí ha habido un problema de la derecha que ha visto que podía acusar a la izquierda de elitista, que era un poco novedoso porque solía ser al contrario. De pronto se han dado cuenta de que la izquierda tiene referentes culturales muy elitistas y se ha metido en una especie de burbuja, y la derecha ha aprovechado ese filón populista: sois los de la izquierda los que estáis alejados de los problemas de la gente. Eso ha atraído a un nuevo votante de clase baja hacia los partidos de derechas.

“No se ha producido ese trasvase para que viéramos hasta qué punto ha estado en peligro la democracia y la convivencia”

En España da la impresión de que entre los jóvenes hay una desconexión con lo que supuso la Transición y, por ejemplo, se pone en cuestión la Monarquía. ¿Cuál es el origen de esta desafección?

No se ha explicado lo suficiente y la izquierda lo ha convertido en temas cuestionables. No me parece mal cuestionarse los grandes consensos, pero se ha hecho para acabar con el llamado régimen del 78. Es incuestionable el valor del rey Juan Carlos, pero alguien que ha nacido muchos años después necesita una explicación añadida, porque lo ve como una especie de fetiche, una figura protocolaria que no se explica. Del mismo modo, la Transición se ha quedado como algo melancólico y nostálgico.

Ratzinger dice que el conocimiento científico es un conocimiento acumulativo, sin embargo, en el conocimiento moral no es así y la libertad debe ser siempre nueva.

Es obvio que cuando una generación no ha vivido nunca la posibilidad de que la democracia pueda truncarse, lo frivoliza un poco. Pero no sé qué tipo de aprendizaje se puede hacer, se hace a la fuerza cuando se pone en peligro. Es como el aire, solo lo notas cuando te falta. No creo que exista una manera de aprenderlo, a no ser que tengas una construcción nacional para recordar lo importante que son las instituciones democráticas. En eso soy un poco cínico, te preocupas cuando lo vas a perder.

Quizá la crítica debe ser hacia los mayores, que no hemos sabido transmitir ese valor.

En ese sentido, a menudo pienso en la cuestión de ETA. Yo recuerdo el terrorismo como trasfondo, de niño. Pero hay una generación que ha vivido todo eso de manera muy intensa y debería haber concienciado más a la generación siguiente, y no se ha producido ese trasvase para que viéramos hasta qué punto ha estado en peligro la democracia y la convivencia. Hasta el punto de que mucha gente ni siquiera sabe quién es Miguel Ángel Blanco. Lo malo es que los problemas se politizan y no forman parte del relato común, sino de cada parte. Y culpa de ello la tienen los nacionalismos periféricos, que usan estas cosas para hacer su guerra del relato.

“La política debe servir para limar asperezas en cuestiones que son un desafío y, sin embargo, falta valentía política”

La falta de conversación sobre temas polémicos como, por ejemplo, la inmigración, donde se tiende a encasillar en bandos y no existen los matices, los grises… ¿hace crecer la polarización?

Falta valentía política para asumir que hay cuestiones que son desafíos pero que la política debe limar las asperezas en ello. Los politólogos siempre dicen que las políticas públicas siempre tienen limaduras negativas, no siempre salen todos ganando, es imposible. Se trata de que a nivel general sea positiva, y vas corrigiendo. Y algo así pasa con el relato. En comunidades homogéneas la entrada de inmigración las altera, pero el Estado está para limar esas asperezas y garantizar la convivencia. Y ahí falta valentía política, admitir que es disruptivo es una derrota de la política. La polarización hace que te plantes en un tema y parece que unas cuestiones son de derecha y otras de izquierda.

La derecha y la izquierda en España, ¿no se consideran legítimas mutuamente?

Hay una anulación del adversario, como cuando dice Pablo Iglesias “no vais a volver a ganar las elecciones”, con una arrogancia que roza el autoritarismo. Un partido puede haber cometido muchos errores pero de ahí a ser ilegítimo, y en cambio estamos en ese debate, que es bastante preocupante.

“Las diferencias deben ser reales y no deben estar construidas sobre bases artificiales creadas en departamentos de comunicación”

Sin embargo, en nuestra vida cotidiana nos tenemos que poner de acuerdo con personas que piensan distinto en nuestros entornos laborales, familiares… en medio de la pandemia quizá había un médico de Vox que cuidaba a un enfermo de Podemos o al revés.

Hay una escenificación del conflicto que no se corresponde con la realidad. Es como en la lucha libre americana, que luego se van juntos a tomarse algo después de darse una paliza. Salvo los muy fundamentalistas, nadie se define por su ideología. La gente se define por otras cuestiones, por lo que le gusta más que por la ideología, y si se rebaja un poco el tono ideológico se descubre la pluralidad de identidades de la gente, que es muy amplia y que permite una cierta paz social. Ese es el problema de enfrentar a la gente por distinciones que en gran medida son artificiales.

Las sociedades modernas son muy diversas y en este contexto es un desafío el poder conseguir consensos sólidos y de unidad en cuestiones básicas. ¿Cuál cree que deberían de ser esas cuestiones básicas?

Lo primero que haría sería rebajar la cuestión de que las diferencias ideológicas sean culturales. La política se ha convertido en algo muy mediático, como una forma de entretenimiento más, como una especie de deporte mediático, y entonces se podrán ver las diferencias reales y abordar las cuestiones reales. En realidad, solo hay una manera de hacerlo y es la cuestión de la nación, pero es un tema muy espinoso en España. No tenemos una tradición que lo permita, soy muy pesimista. La única opción sería tras el 1 de octubre de 2017 ya vimos lo que duró. Esas diferencias que existen entre partidos y sociedad no deben estar construidas sobre bases artificiales creadas en departamentos de comunicación sino que sean reales. Más que unificar, ser conscientes de las diferencias reales, no artificiales, y trabajar sobre esas diferencias reales.

Moncloa quiere vigilar lo que considera desinformación. Ante esto la comunidad periodística ha mostrado su preocupación, ¿está fundado este desasosiego?

La preocupación es normal y está bastante extendida, salvo los que son muy del aparato. Cada vez que un gobierno intenta garantizar la libertad de información, no podrá hacerlo porque la tentación es muy grande, especialmente en un gobierno que mezcla los bulos con las críticas al gobierno, y en eso puede ser muy peligroso. Parece que en la pandemia se ha unido la crítica legítima con el negacionismo y la desinformación, y eso no puede ser. Unido al uso que ha hecho el gobierno de la ley mordaza, que no solo no deroga sino que la usa como herramienta represora y arbitraria, resulta bastante preocupante. Veremos en que queda porque también es verdad que este gobierno hace muchos intentos y luego rectifica, por miedo a la opinión pública o a la prensa, pero habrá que ver en qué queda.

¿Estamos ya en el populismo en España?

No es de forma irreversible porque al fin y al cabo siempre ha habido debate, pero hay una degeneración a nivel más de discurso populista. El problema es más de despotismo y endogamia, uso de las instituciones de manera torticera, pero al menos en cuestiones de retórica y batalla cultural sí se da el populismo tanto en Vox como en Podemos, que ahora se ha relajado un poco porque está institucionalizado pero está intentando introducir este tipo de cuestiones en el gobierno, y nos encontramos con una ambigüedad constante. Pero depende de lo que consideremos populismo, se supone que se define como algo fuera de las instituciones, pero claro que puede entrar.

>Comentar

Sólo los usuarios registrados pueden insertar comentarios. Identifíquese.

0Comentarios

<< volver

>Columna derecha

>CULTURA

vista rápida >

Caravaggio en Madrid

Elena Simón

Dedicado a Alicia

Caravaggio siempre es un reclamo excepcional por su revolución pictórica en busca de la realidad. En esta ocasión el Museo Thyssen presenta al gran pintor con sus apasionados seguidores del norte de Europa, 52 obras en total, con 12 del maestro. Su pintura claroscurista, con modelos de la realidad, alejada del ideal clasicista, coincidió con los intereses pictóricos de flamencos y alemanes. El viaje obligado para un artista del s. XVII a Roma, meca del Arte, provocó que en el primer tercio de esta centuria unos setecientos pintores extranjeros se instalaran allí, algunos privilegiados en los palacetes de los mecenas protectores, otros pasando hambre y frío.

Caravaggio inauguró el Barroco de manera rompedora, el mundo ideal neoplatónico se acabó. El concilio de Trento y los ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola pedían realidad, austeridad, ponerse en la situación real del suceso religioso a reflexionar, desechando todo idealismo. Y un hermano de Caravaggio, Juan Bautista, era sacerdote en Cremona. El barroco es movimiento con diagonales, escorzos, claroscuros, que traducen el movimiento interior de la mente de los protagonistas, cuanto más tenso mejor. Éste es su máximo interés, todos los contenidos que guarda, apoyados en las expresiones y en una rica simbología de todo tipo (objetos, animales, frutas y flores, colores…).

Es interesante conocer que Michelangelo Merisi, el Caravaggio, nació en Milán en 1571 y que su padre era arquitecto y administrador del marqués de Caravaggio, Francesco Sforza, casado con Constanza Colonna, con los que la familia tuvo una íntima relación. Estas nobles casas protegerán a Merisi, irascible hasta el enloquecimiento y pendenciero, en las huidas y condenas por sus delitos que llegaron al asesinato. Con cinco años se trasladó a Caravaggio y con trece por fin está en Milán, cumpliendo la promesa hecha a su padre en el lecho de muerte, en el taller de Simone Peterzano, seguidor de Tiziano, con el que vivió cuatro años para aprender el oficio de pintor. Con 19 años aterriza en su soñada Roma, donde, obligado por la necesidad, ejecuta naturalezas muertas y flores, de gran fortuna. Luego vendrán escenas de género como “Los tahúres”, tres medias figuras jugando a las cartas, adquirida por el ojo coleccionista y vanguardista del Cardenal del Monte que contrata al pintor, y pasa a su residencia, por fin con alojamiento y comida, donde bajo su protección pintará Los Músicos y la imponente Santa Catalina de Alejandría, tan venerada en Italia (una hermana del pintor también era Catalina). Sus modelos son mendigos, mujeres de la calle, pendencieros de la noche. La realidad más cruda está servida, con ella representará la experiencia religiosa en su más auténtica veracidad, como un suceso de la vida cotidiana.

Empieza el encargo para San Luis de los Franceses, ha cumplido los 25, y La Vocación y El Martirio de san Mateo dejarán huella en las almas, y en otros pinceles. La apertura de esta capilla con motivo del Jubileo del año 1600 le hizo el pintor más famoso y solicitado de Roma, con jugosos encargos tanto públicos como privados: El Sacrificio de Isaac, para el futuro papa Urbano VIII, o el imponente San Juan en el desierto encargado por el banquero Coste. Ambas pinturas brillan en esta exposición. San Juan Bautista, con la potencia del desnudo del David de su admirado Miguel Ángel, en una anatomía más suavizada, con el mismo dominio anatómico… y también la reflexión, la tensión interior del protagonista. La austeridad formal domina, una diagonal de luz divina sobre la anatomía de san Juan y la sombra sobre la que se recorta, fondo neutro sin elementos de distracción. La piel de camello que lo identifica, austero y ascético, y el rojo del manto, emblema de su sangre por la violencia de su muerte a manos de Herodes. Sujeta el bastón-cruz, él anuncia a Cristo y lo bautiza en el Jordán, inicio del camino a la Pasión. Figura de gran belleza e impactante presencia, con la que Caravaggio se presenta casi como el nuevo Miguel Ángel.

Caravaggio en Madrid

Elena Simón | 0 comentarios valoración: 2  3364 votos
vista rápida >

Sorolla: un niño adoptado

Elena Simón

“Tenía Sorolla la vista fácilmente impresionable a cuanto se mueve, y como lo que más se mueve es la luz, cambiando a cada instante, ésta fue su musa” (A. Gimeno).

La cotización y valoración de Joaquín Sorolla sigue en alza. Barcelona nos ha deleitado este verano en Caixaforum con la atractiva y refrescante muestra “Sorolla y el Mar”. También Mapfre abre cartel en el otoño madrileño, hasta el 11 de enero, con una exposición llena de novedades, con la cara menos conocida del imparable artista: “Sorolla y América”, muestra que se inicia con su celebrada pintura social de finales de siglo, que emigró más allá del océano y paisajes urbanos neoyorquinos, retratos americanos, dibujos sobre cartas de menú, y también bocetos, mucho de todo ello guardado allí en la Hispanic Society de Nueva York, grandioso centro de referencia de la cultura española, museo y biblioteca, fundado en 1904 por el potentado del ferrocarril e hispanista Huntington, que fue el mecenas de Sorolla en América. Él le pagó los dos viajes de seis meses que el artista realizó con su familia a Nueva York. Su exposición de 1909 ni tuvo ni ha tenido igual, el pintor vendió cientos de obras y miles de catálogos… hasta el presidente de los EEUU quiso ser retratado por él.

Pero demos marcha atrás en la moviola hasta situarnos en su levante natal, donde se gestó el genio de Joaquín Sorolla. Los primeros años del artista quedan muy lejos de su posterior éxito, porque este pintor español, que tras Velázquez y Goya es la paleta española más cotizada fuera de nuestras fronteras, nació en Valencia el 27 de febrero de 1863 (¿conjunción de astros que dirían algunos lunáticos?). Sus padres, Joaquín y Concepción, del gremio del comercio de tejidos, murieron, quizá víctimas del cólera, en un margen de tres días, cuando el pequeño contaba dos años y medio. La tía materna Isabel y su marido José adoptaron a Joaquinito y a su hermana Isabel, de un año. Con 14 años Joaquín ayudaba a su tío en la modesta cerrajería familiar, pero su destreza para la pintura ya era reconocida y asistía por la noche a clases de pintura. Con dieciséis años entró en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia: las clases se iniciaban a las ocho, sin embargo su compañero, el también pintor Cecilio Plá, nos dice que Sorolla ya venía de sacar apuntes del natural por la ciudad. Ese mismo año, por su aplicación, la Escuela de Artesanos le otorgó un accésit y le obsequió con una caja de pinturas. Su padre adoptivo, consciente de la valía del chico, decidió pagarle clases especiales e intentó que Joaquín no perdiese más tiempo en las labores de cerrajero, pero el chico no lo permitió. A la par recibía la medalla de bronce de la Exposición Regional de Valencia por “El patio del instituto”. Su profesión de pintor ya estaba decidida.

Sorolla pasó cuarenta años pintando casi frenéticamente. Trabajador incansable realizó a la velocidad de la luz cerca de 2.200 cuadros, 9.000 dibujos, apuntes, bocetos, obras todas ellas en las que consiguió como nadie reflejar con una modernidad potente ese derecho que el instante tiene a la eternidad.

Sorolla: un niño adoptado

Elena Simón | 1656 comentarios valoración: 2  4460 votos

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja