Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Debate sobre el manifiesto de la CdO para las elecciones europeas

En juego, la libertad personal y comunitaria

Estoy totalmente de acuerdo en que, como dice el manifiesto de la CdO sobre las elecciones europeas, en Europa está en juego "la posibilidad de que se desarrolle con libertad una experiencia humana basada en la creatividad personal y comunitaria". Comparto lo que afirma también sobre la educación y la tutela de la vida y la familia.

La reconstrucción después de la crisis debería inspirarse en ideas que desde hace decenios viene proponiendo, entre otros, la Doctrina Social de la Iglesia católica, por las que se decanta cada vez más el interés de investigadores de distintas tendencias.

En esta visión, la cooperación es un motor de la vida económica en general -igual que lo es en la empresa-; el mercado y la competencia son necesarios, pero la lucha individual por el máximo beneficio no es la única motivación económica. Los errores del período reciente, alimentados por el endeudamiento excesivo, una mala valoración del riesgo crediticio y la especulación en determinados activos, son hechos que se repiten a lo largo de la historia y tienen raíces profundas en el comportamiento humano; pero su persistencia también guarda relación con una visión exclusivamente individualista y mecánica del comportamiento económico, que ignora la capacidad humana para construir en equipos, cooperar entre iguales, dar y hacer el bien.

La idea de subsidiaridad está estrechamente vinculada a lo anterior. En esta perspectiva de desarrollo de la creatividad, es necesario rehabilitar específicamente la creatividad empresarial, cuya auténtica expresión es todo lo contrario del ‘cortotermismo' y de la codicia desenfrenada, puesto que requiere un proyecto a largo plazo, austeridad en el gasto y reinversión de los beneficios. Entre las medidas para salir de la crisis, tenemos que reclamar que se abandone la vía fácil del subsidio, que mata la iniciativa, y pedir que el dinero público, orientado desde Europa, se utilice para apoyar iniciativas micro-empresariales como forma preferente de relanzamiento de la economía.

Los mismos principios de cooperación y subsidiaridad deben regir la siempre necesaria acción social internacional. En las organizaciones no-gubernamentales, incluidas las de la Iglesia católica, en las empresas responsables como también, naturalmente, en la ayuda gubernamental, debe utilizarse como criterio principal de los proyectos la promoción de la iniciativa autónoma de individuos, familias y grupos sociales más pobres. A nivel inter-gubernamental, Europa debe inspirarse en su tradición y aplicar el principio de subsidiaridad en el necesario desarrollo de las instituciones mundiales, haciendo las concesiones necesarias para que se reconozca el peso de las economías emergentes. Igualmente debe tener la valentía de oponerse a las tendencias proteccionistas en el comercio internacional que resurgen como consecuencia de la crisis, igual que lo hace eficazmente en el comercio interno de la Unión.

Al defender legítimamente la libertas Ecclesiae debemos reconocer y alentar al mismo tiempo la libre aportación de otras confesiones cristianas (ortodoxas y protestantes), así como el campo de libertad que corresponde a las religiones musulmana y judía, y la aportación que pueden hacer en general las distintas religiones a la paz y a la concordia. Para la Iglesia católica, que es ‘nuestra casa', más que reclamar derechos, debemos preocuparnos de su revitalización interna, para que dé testimonio y sepamos en todo momento servir, especialmente a los más humildes.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP